El país asiático lidia en la actualidad con uno de los mayores brotes de covid-19 desde el comienzo de la pandemia.
El país asiático lidia en la actualidad con uno de los mayores brotes de covid-19 desde el comienzo de la pandemia. | Fuente: Andina

Las autoridades de Pekín informaron de que menos del 30 % de las personas mayores de 80 años ha recibido una dosis de refuerzo de una vacuna contra la COVID-19, en un momento en el que la capital china se enfrenta a uno de los rebrotes más graves desde que comenzó la pandemia.

Dos pacientes actualmente en estado grave, de 52 y 89 años, no contaban con una tercera dosis, explicó este martes el subdirector del Centro de Control de Enfermedades de la ciudad, Liu Xiaofeng, citado hoy por medios locales.

Liu indicó la "baja" proporción de mayores de 60 que ha recibido una dosis de refuerzo y apremió a los residentes de edad avanzada a vacunarse "lo antes posible".

Pekín cuenta con una población de más de 20 millones de habitantes, de los cuales aproximadamente 600.000 tienen más de 80 años.

La capital se halla lidiando con un rebrote que ya ha causado más de 3.000 positivos y tres fallecimientos el pasado fin de semana, que fueron los primeros registrados por covid desde hace seis meses en China, todavía aferrada a la política de 'cero covid'.

Los habitantes de Pekín han de someterse a constantes pruebas PCR dado que los lugares públicos exigen presentar en una aplicación en el teléfono móvil un resultado de una prueba PCR negativa realizada en las 48 horas previas para poder acceder.

La baja tasa de vacunación entre los ancianos, uno de los grupos más vulnerables pero también uno de los más reticentes a vacunarse, es uno de los talones de Aquiles de la estrategia china.

Contagios de COVID-19

El país asiático lidia en la actualidad con uno de los mayores brotes de COVID-19 desde el comienzo de la pandemia, que deja positivos en casi todas las provincias del territorio y restricciones en ciudades como Chongqing (centro) o Cantón (sureste), aunque las autoridades han evitado de momento un confinamiento total como el registrado en Shanghái (este) en la pasada primavera.

Según datos oficiales de este mes, el 86 % de los chinos mayores de 60 han recibido una pauta completa de vacunación, aunque el porcentaje disminuye si se consulta el grupo de mayores de 80 (65,7 %) y es todavía inferior la proporción de ancianos mayores de 80 con una dosis de refuerzo (40 %).

Las cifras suponen un lunar en la aparentemente exitosa campaña de inmunización de China, que ha vacunado con dos dosis a más del 91 % de su población de más de 1.400 millones de habitantes.

Los mayores chinos, que no tenían una sensación de urgencia dados los bajos niveles de contagios en el país durante los pasados dos años, no fueron los primeros en ponerse a la cola para recibir la inyección, al contrario de lo sucedido en otros países.

Algunos gobiernos locales han ofrecido en los pasados meses cupones de descuento, regalos o incluso dinero en efectivo para convencer a los ancianos de que se vacunen.

La política de 'cero covid', que consiste en el aislamiento de todos los contagiados, estrictos controles fronterizos, pruebas PCR constantes a la población urbana y confinamientos donde se detectan casos, permanece vigente desde comienzos de 2020 en el país asiático, a pesar de síntomas de agotamiento entre la población en los últimos meses que han desembocado en disturbios recientes en ciudades como la mencionada Cantón.

Recientemente, China realizó ajustes a sus protocolos de lucha contra la pandemia, y el Ejecutivo desaconsejó llevar a cabo pruebas rutinarias PCR a toda la población de una ciudad o un distrito.

También criticó prácticas como recoger muestras de los residentes dos veces en un día, sucedidas últimamente en algunas ciudades, por "no ser científicas".

El país asiático informó hoy de casi 30.000 nuevas infecciones en la víspera. Según las cifras oficiales, desde el comienzo de la pandemia fallecieron 5.231 personas en China, cuyas autoridades sostienen que el 'cero covid' ha salvado millones de vidas.

EFE