Foto: AFP (Referencial)

Los ministros de Asuntos Exteriores de China y Alemania, países que se han mostrado opuestos a la intervención militar internacional en el conflicto libio, analizaron en una conversación telefónica la situación en ese país, informó hoy el Ministerio de Exteriores chino.

El ministro chino del ramo, Yang Jiechi, destacó en la conversación a su homólogo germano, Guido Westerwelle, quien visitará China la próxima semana, que Pekín "espera que la situación en Libia retorne a la paz y la estabilidad lo antes posible, evitando una escalada en el conflicto armado".

Un día antes, la portavoz del ministerio Jiang Yu reiteró las peticiones chinas de un alto el fuego en el conflicto.

Westerwelle visitará China del 31 de marzo al 2 de abril, un viaje en el que volverá a mantener diálogo con Yang y donde se espera que la situación de Libia vuelva a estar en la agenda de las conversaciones.

Alemania y China, dos países habitualmente enfrentados en cuestiones como los derechos humanos o la cuestión tibetana (la canciller Angela Merkel es uno de los líderes europeos que se ha reunido en años anteriores con el Dalai Lama), se encuentran en una inédita posición diplomática común, ante el conflicto libio.

China, Alemania, Rusia, India y Brasil fueron los cinco países del Consejo de Seguridad que se abstuvieron de votar a favor de la resolución de las Naciones Unidas que aprobó una zona de exclusión aérea en Libia, así como el uso de la fuerza contra el régimen de Muamar al Gadafi.

China y Rusia, en su condición de miembros permanentes, podrían haber ejercido su derecho a veto para que la resolución no saliera adelante, pero optaron por la abstención, mostrando únicamente "serios reparos" a una intervención militar en Libia.

 

EFE