El turbante es un tocado de origen asiático y consta de una larga chalina enrollada alrededor de la cabeza o sobre un sombrero.  Los turbantes pueden ser de muchas formas, tamaños y colores, aunque su longitud rara vez excede los 5 metros.

Origen. Desde la revolución islámica en Irán, el color es determinante y excluyente en aspectos políticos religiosos, y esto es evidente entre aquellos que utilizan el color negro (a quienes se relaciona como descendientes directos del Profeta Mahoma) y aquellos que le queda portar el color blanco, que son colocados en un lugar menor y secundario tanto en lo político como lo social, según un informe de Infobae.

Detalle. En la cultura islámica, el turbante (en lengua árabe: imamah) es un importante elemento espiritual de la fe. Los antiguos árabes los usaban y se enorgullecían de ellos; el carecer de uno era humillante y el llamar a la puerta de un hombre sin turbante era considerado un insulto.

Hostigamiento. Lamentablemente, el uso de turbantes ha desencadenado algunos hostigamientos o crímenes de odio como consecuencia de los atentados del 11 de septiembre de 2001 y de la ignorancia de algunas personas.

Ignorancia. Según Wikipedia, se asume erróneamente que la gente que usaba turbantes era musulmán (relacionando la religión con el terrorismo). De hecho, los sijs (quienes no son musulmanes ni árabes) se han constituido como la mayoría de personas que visten turbantes en el mundo occidental.

Sepa más: