El uso del plasma hiperinmune se ha usado con éxito para tratar otras enfermedades. | Fuente: EFE

Bolivia tiene previsto iniciar la próxima semana el tratamiento de pacientes con el nuevo coronavirus mediante plasma sanguíneo hiperinmune, informó este viernes el Ministerio de Salud del país.

Esta técnica ya empleada en algunos países y en estudio en otros consiste, según un comunicado del ministerio, en obtener plasma "de contagiados con el virus que generaron anticuerpos y lograron recuperarse".

El plasma está previsto obtenerlo inicialmente de pacientes recuperados en hospitales de La Paz, para enviarlo a otros centros sanitarios que tratan la COVID-19, según el responsable nacional del Programa de Sangre, Ignacio Alurralde, citado en el comunicado.

El líquido obtenido puede preservarse refrigerado durante un año, manteniendo los anticuerpos, y de un donante puede ser administrado de dos a cuatro pacientes, dependiendo de las dosis, explicó.

El protocolo para la transfusión del plasma hiperinmune con fines terapéuticos en la COVID-19 fue autorizado por el ministerio "bajo consentimiento informado y estudio de resultados", puesto que "al ser un tratamiento experimental, no todos los contagiados podrán recibirla, ya que dependerá de ciertos criterios médicos", subraya el reporte.

Requisitos

Las mujeres embarazadas, que estén dando de lactar o pacientes que recibieron varias transfusiones de sangre, entre otros, no pueden recibir el plasma hiperinmune, mientras que los donantes deben ser mayores de edad y no haber presentado complicaciones, entre otros criterios establecidos en el protocolo, añade.

El uso de plasma sanguíneo ya se utilizó en Bolivia en la década de 1960 para tratar la fiebre hemorrágica de San Joaquín, en Argentina se usó contra el arenavirus y en los últimos meses comenzó a utilizarse en China e Italia para tratar la COVID-19, destaca la nota.

El anuncio de este tratamiento llega después de que el pasado martes Bolivia incluyera a la Ivermectina dentro de su lista de medicamentos esenciales para que pueda ser usada en pacientes con la COVID-19, a pesar de sus contraindicaciones y de tratarse de un producto que todavía está a prueba contra esta enfermedad.

Bolivia reporta 152 fallecidos y 3 372 casos del coronavirus SARS-CoV-2, según datos oficiales, en un país de unos once millones de habitantes.

(Con información de EFE)