Al menos cuatro personas murieron y una permanece desaparecida tras una explosión previsiblemente causada por gas natural que destruyó varias casas hoy en la ciudad de Allentown, en Pensilvania, informaron los bomberos.

Robert Scheirer, el jefe del Cuerpo de Bomberos de Allentown, localidad unos 85 kilómetros al norte de Filadelfia, dijo a la televisión que 8 casas resultaron totalmente arrasadas por la explosión y el posterior incendio.

Scheirer confirmó que las autoridades habían recuperado 4 cadáveres, entre los que se incluyen un bebé de 4 meses y un anciano de 79 años de edad, y precisó que todavía buscan a una persona desaparecida.

La explosión se produjo poco antes de la medianoche del miércoles.

"A estas alturas estamos en la labor de recuperación", dijo Scheirer, quien añadió que el fuego ya fue apagado y la tubería de gas se ha cerrado.

"Todas las personas que habían ido a un albergue han retornado a sus casas si es que las casas son habitables", añadió refiriéndose a los vecinos del lugar.

La explosión destruyó dos casas inmediatamente y otras seis fueron consumidas por el incendio que se produjo a continuación.

La explosión ocurrió cerca de una residencia para ancianos y todos los residentes y el personal fueron evacuados. En cierto momento de la noche había unas 500 personas en los albergues de las inmediaciones.

EFE