Diario judío borra a Hillary Clinton de foto de operación Bin Laden

Desata polémica. Periódico ultraconservador, que se edita en el barrio neoyorquino de Brooklyn, tiene la política de no incluir fotos de mujeres para evitar supuestas connotaciones sexuales.

La decisión de un diario judío ortodoxo de Nueva York de eliminar a Hillary Clinton de la famosa foto en que se ve a la plana mayor del Gobierno de EE.UU. siguiendo el operativo contra Osama bin Laden ha generado una fuerte polémica entre medios y blogs estadounidenses.

El periódico ultraconservador Der Tzitung ("El diario", en yidis), que se edita en el barrio neoyorquino de Brooklyn, hizo desaparecer a la mismísima secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, de esa fotografía que ha dado la vuelta al mundo, ya que tiene la política de no incluir fotos de mujeres para evitar supuestas connotaciones sexuales.

"Hillary Clinton borrada de un diario yidis por ser una chica", titulaba hoy el New York Post, que reproducía en su edición digital declaraciones de la bloguera defensora de los derechos de la mujer Jill Filipovic, que aseguraba que, "aunque las creencias religiosas están bien, alterar la realidad para que se ajuste a tu mundo ideológico no lo está".

"Nuestro editor fotográfico, consciente de la importancia de este momento histórico, publicó la foto, pero con las prisas, no leyó la "letra pequeña" que acompañaba a la imagen y que prohibía cualquier alteración, y publicó una foto omitiendo a las mujeres presentes en la sala", explicó el diario Der Tzitung en un comunicado difundido después de que se desatara la polémica.

El diario, escrito en yidis (el dialecto altoalemán que hablan los judíos originarios de la Europa central y oriental), explica que "quería honrar al presidente" y a las "fuerzas armadas por la importancia histórica del momento" y por ello optó "por publicar la foto, pero sin las mujeres, como dicta" su "política editorial".

La foto original la distribuyó la Casa Blanca y en ella se puede ver al presidente de EE.UU., Barack Obama, y otros altos cargos de su Administración siguiendo atentamente el devenir del operativo que el pasado 1 de mayo terminó con la muerte del líder de la red terrorista Al Qaeda, Osama bin Laden, en Pakistán.

El diario también retocó la imagen -publicada en su portada- para eliminar a la otra mujer de la fotografía: la directora de Contraterrorismo del Consejo Nacional de Seguridad de EE.UU., Audrey Thomason.

La Casa Blanca tiene una política que exige que sus fotos no sean alteradas jamás, pero el diario -dirigido a la comunidad judía jasídica- no sólo eliminó a las mujeres sino que, en el caso de Clinton, directamente la sustituyó por el consejero adjunto del Consejo nacional de Seguridad, Denis McDonough.

"Nuestra política editorial está dirigida por un Consejo Rabínico y debido a las leyes del pudor, no permite la publicación de fotos de mujeres. Los lectores de Der Tzeitung creen que las mujeres deben ser apreciadas por lo que son y lo que hacen, y no por lo que parecen, y las leyes judías de la modestia son una expresión de respeto a la mujer y no al revés", explicó el diario.

Además, insistió en que "las acusaciones por parte de algunos de que el judaísmo ortodoxo denigra a la mujer o no respeta a las que ocupan cargos públicos es una calumnia maliciosa y una difamación", ya que "la religión judía no permite la discriminación por motivos de género o raza".

"Pedimos disculpas por cualquier malentendido. No tendríamos que haber publicado la foto y hemos transmitido nuestro pesar y disculpas a la Casa Blanca y al Departamento de Estado", concluye el comunicado difundido por ese diario en su web.

El rotativo Daily News también se hacía eco hoy en su edición digital del caso y recogía las críticas de Shmarya Rosenberg, autor del blog Failed Messiah y el primero en llamar la atención públicamente sobre la manipulación, quien asegura que "no hay ley judía que exija quitar a las mujeres normalmente vestidas de las fotos".

"¿Es realmente mejor tergiversar la verdad y engañar a la gente que ver una foto de la secretaria de Estado modestamente vestida?", afirmaba también hoy el rabino Jason Miller, colaborador de la publicación Jewis Week.

Además, en foros locales y redes sociales se bromeaba especulando con qué haría ese y otros diarios similares si Clinton ganara la Presidencia de EE.UU.; mientras que el rabino Shmuley Boteach, escritor y locutor de una emisora local, defendía que "no hay nada en el judaísmo contrario a la publicación de imágenes de mujeres en el poder". EFE