A la izquierda, se muestra Gargantúa, el agujero negro presentado en Interstellar. A la derecha, el agujero negro de la galaxia M87 captada por los telescopios del proyecto EHT. | Fuente: Interstellar / Chandra X-Ray Observatory

Stephen Hawking en su libro la “La teoría del todo” explica que los agujeros negros son “objetos extremadamente densos de los cuáles la luz no puede escapar”. Eso se vio en la famosa película Interstellar (2014) del director Christopher Nolan. Y lo confirma la imagen del agujero negro de la galaxia M87, captada por el Telescopio del Horizonte de Sucesos (EHT, por sus siglas en inglés)

El cineasta se unió al físico Kip Thorne, premio Nobel de Física 2017, para ser más preciso en las escenas de la película nominada a cinco Oscar y ganadora en la categoría de efectos visuales. Es así como la creación del agujero negro ‘Gargantúa’ que aparece en la película fue estrictamente un diseño conjunto de Nolan y Throne.

La construcción de ‘Gargantúa’ es la de un círculo que en sus polos ecuatoriales tiene un disco de materia. Se observa también, que la luz se distorsiona y todo es absorbido por el agujero negro. Sin embargo, debido a la fuerza gravitacional que deforma el espacio, algunos objetos celestes logran escapar de él pero son despedidos a mucha velocidad al espacio exterior. Aquí un video de 'Gargantúa'.

Kazunori Akiyama, investigador postdoctoral del observatorio Haystack que participó en la imagen del EHT, afirma que “la imagen que se observa en Interstellar es casi correcta”. El científico explicó a Gizmodo que la imagen del agujero negro de la galaxia M87, presentada este miércoles, es una captada desde cerca de uno de sus polos y no de frente. 

El disco de materia que se forma en la película, muy similar a los anillos de Saturno, podría no ser visualizado debido al ángulo de observación de este agujero negro. Además, debemos considerar una cosa más: la imagen de este agujero negro está deformada. El agujero negro ubicado en la galaxia Messier 87, en el cúmulo de galaxias de Virgo, es uno masivo y tendría una masa de 6,500 millones de veces nuestro Sol. 

Debido a la deformación del espacio-tiempo el material que está más cercano a la Tierra aparece más brillante (parte inferior de la imagen), mientras que el que está más alejado parece más opaco (parte superior). En definitiva, la imagen que nos mostró Interstellar aún es válida, hasta que se demuestre lo contrario.

Esta es la primera imagen de un real agujero negro. | Fuente: Chandra X-Ray Observatory
¿Qué opinas?