El gobierno de Estados Unidos se prepara para realizar una operación de venta de armas a Irak por un valor de 11 mil millones de dólares e iniciar un programa de entrenamiento a los militares de ese país.

El diario The New York Times informó que el Pentágono dio luz verde a la operación a pesar de los temores respecto a que el primer ministro iraquí, Nuri Al Maliki, está buscando consolidar el dominio de su partido, dándole la espalda a la alianza de gobierno actual.

Según el diario, la venta incluye aviones de combate F-16 y tanques M1A1, chalecos antibalas, cascos, munición y vehículos, entre otros equipos bélicos modernos.

La intención del gobierno de Irak es comprar armas y repotenciar su poderío bélico al nivel anterior a la primera guerra del Golfo, cuando era uno de los ejércitos más grande del orbe.

"El propósito de este programa es asistir la capacidad de los iraquíes para defender su soberanía contra amenazas extranjeras ", dijo el vocero del Pentágono, John Kirby citado por el mencionado diario.

Estados Unidos invadió Irak el año 2003 luego de acusar al gobierno del entonces dictador Saddam Hussein de albergar armas de destrucción masiva.

La invasión fue una consecuencia de los ataques contra el World Trade Center y se produjo después de la caída de Afganistán, primer país que la coalición occidental ocupó.

No obstante, diversos analistas califican la invasión de Irak como uno de los actos más arbitrarios de la historia contemporánea y un verdadero abuso al haberse comprobado que se realizó en base a la mentira de que ese país era poseedor de armas de destrucción masiva.

Andina