El Gogierno japonés decidió subir la catástrofe de Fukushima tras las explosiones en una planta nuclear al  nivel 5 –en una escala de 7- luego de que analizar los daños ocasionados tras ocurrido el terremoto de 9 grados Richter.

El nivel 7 lo posee el desastre de Chernóbil de 1986, mientras que el segundo lugar lo comparte el desastre nipón con el Three Mile Island en Estados Unidos (1979).

Científicos y funcionarios de la Unión Europea ya habían advertido con anterioridad que los niveles de destrucción causados en esa parte de la isla se iban asemejando a lo vivido en Norteamérica a fines de los 70.

El gobierno japonés no ha hecho más que confirmar lo que ya era un secreto a voces.

El cambio en la escala de la catástrofe tuvo que hacerse pese a que ya se había anunciado una reducción en el nivel de radiación de la planta.

“Nos movemos hacia una situación estable que no cambia, lo que es positivo. Es cierto que la mitad del combustible (usado) no está cubierto con agua, lo que es malo. Pero al menos los niveles de agua en las unidades 1, 2 y 3 son estables”, dijo el asesor científico de la OIEA, Graham Andrew.