La grieta que se formó cerca del epicentro del sismo pudo ser captada incluso desde el espacio por satélites. | Fuente: Twitter: Will Marshall @Will4Planet/AFP

Los dos sucesivos terremotos que golpearon el sur del estado hicieron reavivar el temor del llamado "Big One", un megasismo potencialmente devastador. La importante actividad sísmica de California se debe a la falla de San Andrés, al cruce de las placas tectónicas del Pacífico y de América, que atraviesa el estado más poblado de Estados Unidos de norte a sur y sacude regularmente la región.

No se reportaron muertes ni heridos de gravedad por los sismos; sin embargo, el fuerte sacudón de la tierra batió edificios y provocó daños en las vías. Una gigantesca grieta en una carretera fue la que más impactó a varias personas tras el terremoto cerca de la ciudad de Ridgecrest.

La grieta que se formó cerca del epicentro del sismo pudo ser captada incluso desde el espacio por satélites. Así lo dio a conocer Planet Labs, una compañia privada de Satélites de Observación de la Tierra con sede en San Francisco, California, EE.UU.​​ En las fotografías difundidas en Twitter por Planet Labs, se observa una primera imagen del 4 de julio (antes) y otra del 6 de julio (después) donde se muestra la ruptura superficial. 

El gobernador de California, Gavin Newsom, declaró el estado de emergencia en Kern y San Bernardino, dos condados del sur de California alrededor del epicentro de los dos terremotos, y el sábado viajó a la zona para inspeccionar los daños.

El sismo del viernes fue 11 veces más potente que el del jueves. Los habitantes de la región han sufrido desde la mañana del jueves una veintena de sismos de magnitud 4 y al menos 1.200 réplicas de diferente intensidad. Los daños fueron importantes en las pequeñas ciudades ubicadas en torno al epicentro.

Los dos terremotos sucesivos reanimaron el fantasma del "Big One" en el oeste de Estados Unidos. Existe al menos un 10% de probabilidades de un sismo de magnitud 7 o superior la semana próxima, estimó la sismóloga Lucy Jones, del Instituto Californiano de Tecnología (Caltech). Sin embargo, aseguró que ambos sismos se produjeron "en la misma falla", que no es la de San Andrés, susceptible de provocar el "Big One".

(Con información de AFP)


¿Qué opinas?