Foto: EFE
Una huelga de trabajadores de la compañía de distribución de prensa Presstelis impidió hoy, por segundo día consecutivo, que los periódicos franceses de tirada nacional llegaran a los quioscos.

El paro está organizado por el Sindicato General del Libro y de la Comunicación (SGLCE), mayoritario en la filial de distribución de prensa del grupo Lagardère, que prolongó su convocatoria tras la reunión que organizó ayer el primer ministro francés, François Fillon, sobre la financiación de Presstalis, que atraviesa graves dificultades financieras.

Los diarios de tirada nacional afectados permiten la consulta de sus contenidos de forma gratuita en sus respectivos sitios internet.

El principal motivo de bloqueo es la cuestión de los sueldos, después de que la dirección hubiera anunciado una congelación salarial.

Mañana está prevista una reunión del consejo de gerencia de la empresa, que fue objeto de un informe en el que su autor, Bruno Mettling, planteó la necesidad de una reestructuración y advirtió del riesgo de una suspensión de pagos si no se encuentra una solución financiera.

Mettling estimó que Presstalis necesita unos 125 millones de euros para seguir funcionando, pero los accionistas (Lagardère tiene un 49% y los editores de periódicos conjuntamente un 51%) no han llegado a un acuerdo sobre el reparto de la inversión, en la que el Estado está dispuesto a aportar 20 millones de euros.

En la primera jornada de paro ayer también pararon los trabajadores de las rotativas.

EFE