Foto: EFE
El Gobierno de la provincia argentina de Mendoza, en el oeste del país, aprobó un plan integral para tratar a los violadores reincidentes que incluye la aplicación de la "castración química".

David Mangiafico, jefe de gabinete de la Subsecretaría de Justicia provincial, dijo que el gobernador mendocino, Celso Jaque, firmó los decretos que dan el marco legal a la iniciativa, la cual estaba desde hace meses bajo estudio de un comité científico.

"Ahora comienza la etapa de capacitación de los equipos médicos y el plan de castración estará listo para ser implementado en aquellos condenados por violación que manifiestan su voluntad de ser sometidos a él", destacó el funcionario a los medios locales.

Según ha destacado recientemente la prensa, hay 11 condenados por delitos sexuales que han manifestado su voluntad de someterse a este tratamiento con fármacos, entre los cuales el 80 por ciento es reincidente y tiene condenas superiores a los 10 años de cárcel.

En Mendoza, situada 1.000 kilómetros al oeste de Buenos Aires, se denuncia una violación cada tres días, de acuerdo con cifras oficiales.

La castración química, que ya se realiza en Alemania, en regiones de Estados Unidos, Italia, Chile, Colombia, El Salvador y República Dominicana, según explicó Jaque en su día, consiste en la aplicación de inyecciones cada seis meses que disminuyen la producción de testosterona e inhiben el apetito sexual. EFE