Foto: EFE
El ministro británico de Cambio Climático, Ed Miliband, advirtió hoy de que la cumbre de Copenhague, que comienza mañana, lunes, y durará hasta el 18 de diciembre, representa un "momento decisivo para el planeta".

En declaraciones a la cadena pública BBC, Miliband subrayó que el Gobierno británico buscará un acuerdo ambicioso en la reunión, convocada por la ONU y a la que asistirán más de cien jefes de Estado y de Gobierno, como el presidente de EEUU, Barack Obama.

La conferencia se celebra con el fin de alcanzar un acuerdo para recortar de la emisión de gases causantes del "efecto invernadero", y facilitar ayuda financiera a los países más pobres para ayudarles a combatir los efectos del cambio climático.

Miliband admitió que los políticos afrontan un "enorme desafío" para convencer a la gente de la necesidad de tomar medidas contra el calentamiento global.

"En esto, hay una montaña que escalar a nivel global y nacional", dijo el titular del ramo, al precisar que existe un amplio "consenso científico" acerca de la contribución humana al calentamiento del planeta.

Desde la sección británica del grupo ecologista WWF, el director de cambió climático, Keith Allot, señaló que "Copenhague es el momento apropiado y la mejor oportunidad para que el mundo alcance un acuerdo climático que podría salvar nuestro planeta de un cambio climático catastrófico".

"Los líderes deben hallar la forma de estar a la altura de las expectativas de millones de personas", recalcó Allot, al avisar de que "puede no presentarse otra oportunidad como ésta".

Decenas de miles de personas se manifestaron el sábado en Londres a favor de un riguroso acuerdo global contra el cambio climático, y presionaron a los gobernantes para lograr ese pacto en la cumbre de Copenhague.

EFE