Foto: EFE (referencial)
La reunión entre los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y de Venezuela, Hugo Chávez, se realizará mañana martes, pasado el mediodía, en la Quinta de San Pedro Alejandrino de la ciudad de Santa Marta, informaron hoy a Efe fuentes del Gobierno.

El gobernante venezolano llegará al mediodía al aeropuerto Simón Bolívar de esa ciudad caribeña y de inmediato se dirigirá a la Quinta de San Pedro Alejandrino para la reunión con su homólogo colombiano.

Santos viajará en la mañana del martes a ese balneario del norte de Colombia junto con su canciller, María Angela Holguín, y otros ministros que lo acompañarán para la trascendental reunión con la que se busca recomponer las relaciones diplomáticas entre los dos países, rotas desde julio pasado.

Un grupo de logística de la Presidencia de Colombia ya llegó hoy a Santa Marta para coordinar el encuentro de los dos mandatarios, que se celebrará en la Quinta donde falleció el Libertador Simón Bolívar en 1830 y que hoy es un museo.

Los cancilleres de Colombia, María Ángela Holguín, y de Venezuela, Nicolás Maduro, anunciaron ayer, tras una reunión de más de tres horas, que Santos y Chávez celebrarán mañana un encuentro, el primer paso para resolver esa crisis histórica entre las dos naciones vecinas.

"Yo espero que de esa reunión podamos sacar conclusiones que nos lleven a normalizar las relaciones entre los dos países", aseveró ayer el presidente colombiano tras el anuncio.

Chávez rompió el pasado 22 de julio las relaciones con Colombia después de que el Gobierno de Álvaro Uribe denunciara ante la Organización de Estados Americanos (OEA) que Venezuela albergaba grupos guerrilleros dentro de sus fronteras.

Si bien Chávez hizo ese anuncio formal hace menos de un mes, las relaciones diplomáticas y comerciales estaban congeladas desde el año pasado debido a las discrepancias de Venezuela por un acuerdo militar que Colombia firmó con EE.UU., pero sobre todo por los choques personales que mantuvieron en los últimos años Chávez y el ex presidente Uribe. EFE