IRAK ESTADOS UNIDOS EMBAJADA
El vestíbulo, donde la seguridad de la embajada suele filtrar a los visitantes, está destrozado, sus paredes incendiadas y sus cristales blindados rotos en mil pedazos. | Fuente: AFP

Los grupos paramilitares pro-Irán de Irak volverán a atacar a las fuerzas estadounidenses en el país y "lo lamentarán probablemente", declaró este jueves el jefe del Pentágono, Mark Esper, tras el ataque sufrido el martes por la embajada de Estados Unidos en Bagdad. 

"Hace meses que hay provocaciones", declaró el secretario estadounidense de Defensa a la prensa. "Estamos dispuestos a defendernos" y "a tomar medidas preventivas" contra esos grupos, que están "todos patrocinados, dirigidos y financiados por Irán". 

Miles de iraquíes atacaron la embajada estadounidense en Bagdad el martes, rompiendo su muro exterior y al grito de "¡Muerte a Estados Unidos!", dos días después de unos bombardeos estadounidenses contra bases de combatientes proiraníes.

Unidades de élite iraquíes fueron desplegadas este jueves para reforzar la seguridad de la embajada de Estados Unidos en Bagdad, objetivo de un ataque inédito de manifestantes proiraníes que eclipsó al movimiento de protesta contra el poder.

Si bien hizo temer una eventual escalada entre los dos grandes aliados de Irak, Estados Unidos e Irán, el episodio de violencia en la Zona Verde de Bagdad, donde se encuentran la embajada estadounidense y las principales instituciones del estado iraquí, finalizó. Pero el daño sigue siendo visible.

Según periodistas de la AFP en el lugar, unos 10 vehículos blindados de las unidades de élite antiterroristas iraquíes tomaron posiciones en las carreteras que conducen a la embajada y a la cancillería. El vestíbulo, donde la seguridad de la embajada suele filtrar a los visitantes, está destrozado, sus paredes incendiadas y sus cristales blindados rotos en mil pedazos. En los muros de la representación de Estados Unidos, enemigo de Irán, siguen apareciendo grafitis pro-Irán. 

(Con información de AFP)