Jacques Chirac ante la justicia por presunta malversación de fondos

El ex presidente de Francia tendrá que rendir cuentas ante el Tribunal Correccional de París por 21 presuntos casos de falsos empleos.
El ex presidente de Francia Jacques Chirac comparecerá ante la justicia por presunta malversación de fondos públicos y abuso de confianza mientras fue alcalde de París entre 1977 y 1995.

Se trata del caso de los llamados "encargados de misión" del Ayuntamiento de la capital francesa que se centra en los presuntos empleos de favor o totalmente ficticios en beneficio de personalidades próximas al partido neogaullista RPR (creado por Chirac y reconvertido en 2002 en el partido conservador actualmente en el poder, UMP) y otras, que fueron financiados por la Alcaldía.

El anterior presidente francés tendrá que rendir cuentas ante el Tribunal Correccional de París por 21 presuntos casos de falsos empleos, pero no tendrá que responder por "estafa pública".

El juez encargado del proceso, Xavière Simeoni, no aceptó completamente la petición de la Fiscalía, que solicitaba el sobreseimiento general del caso al entender que los hechos habían prescrito.

En un comunicado, Chirac, de 76 años, hizo saber que "está decidido a establecer delante del Tribunal que ninguno" de los casos por los que tendrá que comparecer ante la Justicia, "constituye un empleo ficticio".

Además de Chirac, al menos nueve personas tendrán que pasar por el tribunal, entre ellos Jean de Gaulle, el nieto del histórico general francés Charles de Gaulle, un hermano de Jean-Louis Debré, actual presidente del Consejo Constitucional, y la esposa del ex ministro de Exteriores Hervé de Charette.

Chirac, presidente de Francia entre 1995 y 2007, se benefició durante 12 años de inmunidad, mientras estaba al frente de la jefatura del Estado, pero la instrucción del caso se abrió de nuevo a finales de 2007, terminado su último mandato presidencial.

Antes de que se conociese la decisión de enviar al ex jefe del Estado a la Justicia, la ex candidata socialista al Elíseo Ségolene Royal aseguró en la emisora Europe 1 que "incluso si lo merece, no es bueno para la imagen de Francia".

-EFE-