Moon Jae-In y Kim Jong-un
El presidente de Corea del Sur Moon Jae-In y el líder norcoreano Kim Jong-Un antes de su segunda reunión en el lado norcoreano de la zona desmilitarizada en Paju. | Fuente: AFP

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, dijo el último sábado que Kim Jong-un, líder norcoreano tiene dudas sobre las garantías de seguridad que le ofrece Estados Unidos a cambio de desnuclearizarse.

"Kim Jong-un tiene firmes intenciones sobre la completa desnuclearización de la península coreana. Su incertidumbre no es sobre eso, si no sobre las políticas hostiles de Washington, y sobre si EE.UU. puede realmente garantizar la estabilidad del régimen", dijo Moon en una rueda de prensa celebrada en Seúl.

Explicó ante los medios de comunicación el contenido de su reunión celebrada el sábado con Kim en secreto, por sorpresa y a petición del líder del Norte, en cual ambos se comprometieron a cooperar para que la cumbre sea posible el 12 de junio en Singapur.  

Ambos también se mostraron de acuerdo en que "el camino hacia la desnuclearización y el establecimiento de la paz en Corea no puede detenerse", dijo Moon tras reunirse por segunda vez con Kim en un mes.

El encuentro tuvo lugar apenas dos días después de que Donald Trump anunciara súbitamente que cancelaba la cumbre para tratar con Kim el posible desmantelamiento de su programa nuclear, aunque el viernes el líder de la Casa Blanca dio marcha atrás diciendo que aún era posible celebrar la reunión el 12 de junio como estaba previsto.

Moon, que también se reunió con Trump esta semana en Washington, trató de tranquilizar al líder del Norte sobre las intenciones de la Casa Blanca con vistas a reconducir definitivamente el encuentro en Singapur.

"Le transmití (a Kim) el mensaje de que el presidente Trump está firmemente decidido a poner fin a la relación hostil de su país con Corea del Norte, y de reforzar la cooperación económica si decide implementar la completa desnuclearización", dijo el mandatario surcoreano.

El líder norcoreano, por su parte, agradeció "sus grandes esfuerzos realizados" para que la cumbre prevista entre Washington y Pyongyang salga adelante, y expresó su "voluntad inamovible sobre esas conversaciones históricas".

Con información de EFE