El conflicto sirio ha ocasionado que 2,6 millones de niños continúen sin asistir a clases. | Fuente: Unicef

Cerca de 250 millones de niños viven actualmente en países afectados por las guerras, persecución y miseria. En 2015, millones de niños y familias tuvieron que abandonar sus hogares por las causas mencionadas líneas arriba, pero también por inundaciones, ciclones, tsunamis y otros desastres naturales.

Día Internacional del Niño. A propósito del Día Internacional del Niño, que se celebra este domingo 21 de agosto, Unicef, agencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), brinda datos desoladores sobre la situación de los infantes en 10 países golpeados por la violencia, la desigualdad y la violación sistemática de los derechos humanos. De acuerdo al informe Acción Humanitaria para la Infancia 2016, del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), se necesitaban 2.800 millones de dólares para asistir a 43 millones de niños en todo el mundo durante este año, asolados por la inestabilidad de sus sociedades.

Nigeria. Desde 2014, la escalada de la insurgencia de Boko Haram ha provocado un incremento en el número de personas internamente desplazadas en el noreste hasta casi los 2 millones. Los niveles de desnutrición aguda ascienden a 250, 000 niños y las escuelas e instalaciones de salud han sido destruidas. "La violencia que ha acosado este país ha tenido un efecto devastador en la vida de los niños", dice el organismo de la ONU, que refiere que un promedio de 134 menores morirán por día por causas relacionadas con la desnutricción en caso de que la ayuda no llegue con rapidez.

República Centroafricana. En medio de un contexto de conflicto, 1,2 millones de niños necesita ayuda humanitaria urgente y se calcula que unos 39,000 niños menores de cinco años sufrirán desnutrición aguda grave.

Unicef distribuye agua y kits de saneamiento a las familias refugiadas en un asentamiento de Sudán del Sur. | Fuente: Unicef
Una mujer se lava las manos en agua junto a su hijo en Thanyang, Sudán del Sur. | Fuente: Unicef

Burundi. Uno de los países más pobres del mundo, Burundi, se enfrenta a una crisis de protección que ha llevado a la población a dejar sus hogares. Unas 220.000 personas han pedido asilo en la República Democrática del Congo, Rwanda, Tanzania y Uganda. El Programa Mundial de Alimentos informó que 1,1 millones de personas padece de inseguridad alimentaria. Unicef detalló en 2015 que aproximadamente 84.000 personas, de las que dos tercios son mujeres y niños, han huido del país como refugiados a países como Tanzania, Ruanda y República Democrática del Congo.

Ucrania. Unos 3,7 millones de personas, incluyendo 580.000 niños, están afectados a día de hoy por el conflicto. Los niños que viven cerca de la primera línea de combate se enfrentan todos los días a bombardeos, minas y explosivos no detonados.

Siria. Los sirios se están enfrentando a la crisis humanitaria más grande del mundo. Se estima que 13,5 millones de personas necesitan ayuda urgente, asistencia vital dentro del país, y 6,5 millones de personas están desplazadas. Más de 4 millones de personas han huido de su país. La guerra civil ha provocado que unos dos millones de niños no reciban ayuda humanitaria. El conflicto también ha ocasionado que 2,6 millones continúen sin asistir a clases. De igual manera, casi dos millones de niños sirios se encuentran refugiados en el Líbano, Turquía, Jordania y varios países más. En 2014, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas, oara los Refugiados estimó que 7 de cada 10 refugiados sirios registrados en Jordania y el Líbano podrían considerarse pobres. La mitad de esos refugiados son niños.

Un niño herido de 5 años, llamado Omran, sentado en una ambulancia tras ser rescatado de una vivienda bombardeada en el barrio de Al Qatergui en la ciudad siria de Alepo. | Fuente: EFE
Gráfico muestra el número de niños en edad de cursar la enseñanza primaria que están desescolarizados. | Fuente: Unicef

Irak. La violencia constante ha desplazado a casi 3,2 millones de personas, ya que Irak además acoge refugiados sirios. Los niños se están enfrentando a la pérdida de la escolarización, el trabajo infantil, el riesgo de ser reclutados por grupos armados, y el cólera. De hecho, de acuerdo con Unicef, la crisis en Irak ha obligado a más de 2,8 millones de niños a abandonar sus hogares y ha dejado a muchos otros atrapados en zonas controladas por grupos armados.

Afganistán. El conflicto armado prolongado y los desastres naturales, como las inundaciones, avalanchas y un terremoto, continúan desplazando a cientos de miles de personas e interrumpiendo la provisión de servicios básicos de salud y educación. Se calcula que por lo menos un millón de menores sufren traumas debido al conflicto.

Sudán del Sur. Tras el comienzo del conflicto actual, Sudán del Sur está en riesgo de perder una generación de niños. Cerca de 2,3 millones de personas han huido de sus hogares, incluyendo 645.000 que ahora son refugiados en Etiopía, Kenia, Sudán y Uganda. Se estima que 16,000 niños han sido reclutados por grupos y fuerzas armadas desde que la crisis comenzara en el país en diciembre de 2013. Unicef señala que aproximadamente 900,000 niños han sifor forzados a desplazarse internamente, más de 13,000 están en paradero desconocido, han sido separados de sus familias o son menores no acompañados. Además, 250, 000 niños sufren desnutrición aguda grave.

Yemen. Con la intensificación del conflicto en marzo de 2015, más de 21,2 millones de personas (82% de la población), incluyendo 9,9 millones de niños, necesitan ayuda humanitaria. Unicef indica que casi 2 millones de niños han dejado de estudiar y 3,584 escuelas, o una de cada cuatro, han cerrado; 860 de estas escuelas están dañadas o sirviendo de refugio a los desplazados.

Myanmar. Mientras que Mynamar sufre una transición política, las situaciones de conflicto constante y no resuelto en Kachin y el norte de Shan, y la violencia intercomunitaria en Rakhine han continuado afectando a los niños.

Trabajadores de Unicef entregan suministros en Erbil, en el norte de Irak. | Fuente: Unicef
Unos niños sirios en las calles de Alepo tras un bombardeo. | Fuente: AFP
¿Qué opinas?