Los humanos nunca antes vivieron con el CO2 de los últimos 60 años

Un estudio muestra que durante los 2.5 millones de años de la era del Pleistoceno, las concentraciones de dióxido de carbono promediaron 250 partes por millón. Los niveles de hoy, en comparación, son más de 410 partes por millón.

La NASA verifica desde el espacio las tendencias de calentamiento global. | Fuente: NASA EARTH OBSERVATORY

Los humanos nunca antes habían vivido con las condiciones atmosféricas altas en dióxido de carbono (CO2) que se han convertido en la norma en la Tierra en los últimos 60 años.

Un estudio publicado en Nature Communications muestra que durante los 2.5 millones de años de la era del Pleistoceno, las concentraciones de dióxido de carbono promediaron 250 partes por millón. Los niveles de hoy, en comparación, son más de 410 partes por millón. En 1965, las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono de la Tierra excedieron 320 partes por millón, un punto alto nunca alcanzado en los últimos 2,5 millones de años, según el estudio.

"De acuerdo con esta investigación, desde el primer Homo erectus, que data de 2,1 a 1,8 millones de años, hasta 1965, hemos vivido en un ambiente con bajo contenido de dióxido de carbono, las concentraciones fueron menos de 320 partes por millón". dijo Yige Zhang, coautor del estudio de investigación y profesor asistente en el Departamento de Oceanografía de la Facultad de Geociencias de la Universidad de Texas en Austin. "Así que este ambiente actual con alto contenido de dióxido de carbono no es solo un experimento para el clima y el medio ambiente, también es un experimento para nosotros, para nosotros mismos".

El dióxido de carbono es un gas de efecto invernadero que contribuye al calentamiento de la atmósfera de la Tierra y se considera un impulsor del cambio climático global, dijo Zhang.

"Es importante estudiar las concentraciones atmosféricas de CO2 (dióxido de carbono) en el pasado geológico, porque sabemos que ya hay consecuencias climáticas y habrá más consecuencias climáticas, y una forma de conocer esas consecuencias es mirar la historia de la Tierra", dijo Zhang. "Entonces podemos ver qué tipo de niveles de CO2 tuvimos, cómo era el clima y cuál era la relación entre ellos".

Jiawei Da, Xianqiang Meng y Junfeng Ji, todos de la Universidad de Nanjing en China, y el Gen Li del Instituto de Tecnología de California fueron coautores de la investigación.

Los científicos analizaron los carbonatos del suelo de la meseta de Loess en el centro de China para cuantificar los antiguos niveles de dióxido de carbono atmosférico desde hace 2,5 millones de años. Los científicos del clima a menudo usan núcleos de hielo como el "estándar de oro" en los registros climáticos físicos, dijo Zhang, pero los núcleos de hielo solo cubren los últimos 800.000 años.

Las condiciones atmosféricas durante el Pleistoceno

Analizando los carbonatos paleogénicos encontrados en el antiguo suelo, o paleosuelos, de la meseta de Loess, los científicos reconstruyeron los niveles de dióxido de carbono de la Tierra.

"La meseta de Loess es un lugar increíble para observar la acumulación de polvo y tierra en el eólico o viento", dijo Zhang. "El polvo identificado más temprano en esa meseta es de hace 22 millones de años. Por lo tanto, tiene registros extremadamente largos. Las capas de loess y paleosol allí contienen carbonatos del suelo que registran dióxido de carbono atmosférico, si tenemos ojos muy cuidadosos para mirarlos".

"Específicamente, los carbonatos formados durante la formación del suelo generalmente alcanzan el equilibrio isotópico del carbono con el CO2 ambiental del suelo, que es una mezcla de CO2 atmosférico y CO2 producido por la respiración del suelo", dijo Jiawei Da de la Universidad de Nanjing.

"Mediante la aplicación de un modelo de mezcla de dos componentes, podemos reconstruir los niveles de paleo-CO2 utilizando carbonatos en los suelos fósiles".

Usando esos materiales y las técnicas, los investigadores construyeron una historia de dióxido de carbono del Pleistoceno.

"Nuestras reconstrucciones muestran que durante todo el período del Pleistoceno, el dióxido de carbono promedió alrededor de 250 partes por millón, lo que equivale a los valores de los últimos 800.000 años", dijo Zhang.

"Nuestras estimaciones de CO2 basadas en paleosuelo están en línea con las instantáneas de CO2 del Pleistoceno temprano recuperadas del hielo azul antiguo antártico, lo que sugiere que el sistema de la Tierra ha estado operando bajo niveles bajos de CO2 en todo el Pleistoceno", dijo Junfeng Ji de la Universidad de Nanjing.

Evolucionamos en un ambiente con bajo contenido de dióxido de carbono, dijo Zhang, y aún está por verse cómo evolucionarán los humanos y cómo se verán afectados por los niveles actuales de dióxido de carbono.

Europa Press

¿Qué opinas?