La mansión de Osama bin Laden, el terrorista más buscado del mundo, era visitada por un niño de 12 años, quien se ha convertido en uno de las pocas personas que obtuvo acceso a la vivienda del principal responsable de los ataques del 11 de setiembre en Estados Unidos.

Se trata de Zarar Ahmed, único vecino de Abbottabad que ingresó. “Tenía dos esposas y tres niños. Ellos me regalaron dos conejos”, indicó según Reuters.

El pequeño cuenta que se trata de la casa con “muros altos”. Explica que solía visitar a los niños que se encontraban en la mansión de Bin Laden.

"Tenía dos esposas. Una hablaba en árabe y otra, en urdu", cuenta Zarar, "y tenían tres niños, una nena y dos varones". Además, señaló que tenía una cámara en la puerta que permitía a los residentes de la vivienda, ver a la gente antes de que ingresaran.

No obstante, el niño señala que nunca vio a Osama bin Laden dentro de la casa durante sus visitas.