La evolución de los prehumanos puede haber estado impulsada por dramáticos cambios ambientales. | Fuente: Foto: Recreación artística de 'Graecopithecus freybergi'. /Universidad de Toronto

(Agencia N+1 / Beatriz de Vera). El lugar en el que vivió el último ancestro común de los humanos y nuestro primo más cercano, el chimpancé bonobo, es uno de los temas más discutidos en paleoantropología. Hasta ahora, la literatura científica ha asumido que los linajes divergieron hace entre cinco y siete millones de años y que los primeros prehumanos se desarrollaron en África. Sin embargo, una investigación internacional llevada a cabo por el Centro Senckenberg para la Evolución Humana, la Universidad de Tubinga (ambos en Alemania), y la Academia de Ciencias de Bulgaria afirma que la división sucedió varios cientos de miles de años antes de lo que se suponía. Y no solo eso: los investigadores afirman que el lugar en el que se produjo fue el Mediterráneo oriental y no, como se suponía hasta ahora, África.

Las pruebas que les han llevado a esta conclusión son escasas: dos fósiles encontrados en los balcanes. El primero, una mandíbula inferior hallada en Grecia en 1944, de un raro homínido llamado Graecopithecus freybergi, y el segundo, un premolar superior de Bulgaria de hace más de 7 millones de años. Sus hallazgos han sido publicados en dos artículos en la revista PLOS ONE. Mediante técnicas de tomografía computarizada, estudiaron la mandíbula, considerada durante décadas los restos de un mono, y el premolar hallado en Azmaka en 2012. Las estructuras internas de las piezas demostraron que las raíces de los premolares están ampliamente fusionadas, un rasgo que las acerca a la familia humana.

Antigüedad. Además, Graecopithecus es varios cientos de miles de años más viejo que el más antiguo prehumano de África, Sahelanthropus, que vivió en Chad hace entre seis y siete millones de años. El equipo de investigación fechó la secuencia sedimentaria de los sitios fósiles del homínido de Grecia y Bulgaria obteniendo una edad casi sincrónica para ambos fósiles: 7,24 y 7,175 millones de años de antigüedad.

"Coincide con el comienzo de la era Messiniense, una edad que acaba con la desecación completa del Mar Mediterráneo", cuenta Madelaine Böhme, una de las autoras principales del estudio. Añade que el desierto del Sahara del Norte de África se originó hace más de 7 millones de años, una conclusión que alcanzó el equipo gracias a análisis geológicos de los sedimentos en los que se encontraron los dos fósiles. Pero, ¿qué llevo a esos prehumanos hasta el Mediterráneo? Los investigadores apuntan a drásticos cambios ambientales, y han llamado a su hipótesis "la historia del lado Norte" frente a la teoría del paleoantropólogo francés Yves Coppens de 1994, que sugería que el cambio climático había desempeñado un papel fundamental en la aparición del ser humano en África y que se denominó "la historia del lado Este".

El origen de la humanidad. Los análisis del equipo de investigación internacional esbozan un nuevo escenario para el comienzo de la historia humana. Pese a la reducida muestra de fósiles, los investigadores esperan encontrar más restos en la zona de Los Balcanes que confirmen su teoría.

Otro caso resuelto recientemente de un fósil que resultaba difícil de clasificar es el del Homo floresiensis, apodado el Hobbit, con un cráneo similar al de un chimpancé. Su lugar en el árbol genealógico humano fue materia de discusión por años. La más reciente publicación sobre este homínido indica que proviene del Homo habilis, que dejó África más de 2 millones de años atrás para trasladarse por todo Asia hasta llegar a Indonesia.

Premolar superior de 7,24 millones de años de Graecopithecus. | Fuente: Foto: / Wolfgang Gerber, Universidad de Tübingen
Mandíbula fosilizada y premolar de Graecopithecus. | Fuente: Foto: Wolfgang Gerber, Universidad de Tübingen
¿Qué opinas?