Perú apuesta por conservación de bosques ante cumbre de Copenhague

El proyecto necesitará 20 millones de dólares de los que el Ministerio del Medio Ambiente desembolsará una cuarta parte.
Foto: Andina
El Gobierno peruano centrará sus esfuerzos para combatir el cambio climático en la conservación de sus bosques y en la necesaria cooperación internacional para lograr este objetivo, destacó hoy el ministro del Ambiente, Antonio Brack.

En una rueda de prensa con periodistas extranjeros en Lima, Brack, que representará al presidente Alan García en la próxima Cumbre de Copenhague contra el cambio climático (7-18 de diciembre), insistió en la necesidad de cooperación internacional para proteger la selva amazónica "porque presta servicios globales".

Perú tiene lo que Brack llamó una "propuesta proactiva: conservar los bosques primarios de la Amazonía y reducir la deforestación hasta cero en un plazo de diez años", y para ello necesitará 20 millones de dólares de los que su ministerio pone una cuarta parte, y países como Finlandia y Japón ya han garantizado la financiación restante en un plazo de cinco años.

Destacó que su país solo emite un 0,4 por cien de los gases con "efecto invernadero", pero recordó que un 20 por cien del dióxido de carbono global procede de la quema o desaparición de bosques, por lo que su país se ha unido a Brasil y a otros amazónicos con una propuesta común en Copenhague tendente a reducir la tala.

Una de las propuestas más imaginativas del Gobierno peruano es el programa "Conservando juntos", que consiste en "premiar" a las comunidades indígenas con diez soles anuales (3,5 dólares) por hectárea de bosque protegida en las zonas donde viven estos nativos y que tienen 10,5 millones de hectáreas arboladas.

Perú, cuya área de bosque es la octava del mundo y la cuarta tratándose de bosque tropical, tiene además 16 millones de hectáreas en las llamadas "áreas naturales protegidas", pero el ministro recordó que su país ha perdido ya otros 10 millones, a los que hay que sumar 8 más que están en peligro por su alta degradación.

Para Brack, el actual sistema de explotación de bosques "es malicioso, pues consiste en talar bosque para hacer agricultura", ante lo cual propone desarrollar un modelo alternativo basado en el ecoturismo, la recolección de productos autóctonos y cualquier actividad que no implique la pérdida de árboles.

Los bosques peruanos se enfrentan a lo que Brack llamó "las tres mafias: la del narcotráfico, la de la madera y la de la minería ilegal, y ellas no pueden dictar la política del Estado".

La minería ilegal, que está creciendo sin parar debido al alto precio del oro, arrasa los suelos y contamina los ríos con mercurio, produce actualmente 16 toneladas de este metal precioso, en torno al cual "hay grandes intereses que estamos investigando", dijo Brack sin dar más detalles.

Perú es el tercer país más amenazado del mundo por el cambio climático debido a su rica biodiversidad.

-EFE-