RPP (Referencial)

La Congregación de los Sagrados Corazones, rechazó el lunes  el nombramiento del sacerdote Juan Barros Madrid como obispo de la diócesis de la ciudad de Osorno, en el sur de Chile, por su presunto encubrimiento de abusos sexuales cometidos por otro religioso.

La hermandad, a través de su superior provincial, aseguró que quedó "perpleja" con la designación de Barros Madrid como obispo de esa sureña ciudad para agregar que este debe renunciar al cargo.

Alex Vigueras, director de los Sagrados Corazones, escribió hoy en el editorial del sitio web de esa orden que "no se ha tomado suficientemente en cuenta el hecho de que (Barros) esté comprometido en las acusaciones de abusos realizadas en contra de Fernando Karadima, y, por tanto, su nombramiento no está en sintonía con la tolerancia cero que está queriendo instalar la Iglesia".

Vigueras sostuvo que el nombramiento "parece haber sido una decisión llevada adelante en solitario por el nuncio apostólico, sin el respaldo de la mayoría de los obispos de Chile".

"Cuesta entender cómo es posible que todavía se den este tipo de mecanismos, que llevan a una decisión con tan poco respaldo", enfatizó.

Karadima fue hallado culpable en 2011 por el Vaticano de cometer abusos sexuales, por lo que lo condenó a una vida de oración y penitencia y a la prohibición perpetua del ejercicio público de cualquier acto del ministerio.

El manifiesto de la Congregación de los Sagrados Corazones se dio a conocer este lunes horas después de que la Nunciatura Apostólica confirmará la "confianza y apoyo" al obispo de la diócesis de Osorno.

En la línea de la congregación, el pasado 19 de febrero, sacerdotes y diáconos de Osorno enviaron una carta al papa Francisco en la que solicitan la renuncia de Juan Barros como obispo de la diócesis de esa ciudad, argumentando también que encubrió abusos sexuales.

En el documento, entregado al nuncio Ivo Scapolo, en Santiago, los adherentes rechazan a Barros como obispo de Osorno indicando que jugó el papel de encubridor de los vejámenes sexuales que cometió Karadima, expárroco de la iglesia de El Bosque, en la comuna santiaguina de Providencia.

En la carta, los religiosos recuerdan que el sacerdote osornino Peter Kliegel ya había expuesto esta situación en otra misiva enviada al Vaticano, la cual nunca recibió respuesta.

Además, los cerca de 30 firmantes aseguran que "no podemos sino decirle que un sinnúmero de fieles, sacerdotes y diáconos sufrimos en este momento mucha tribulación, pues no nos sentimos acogidos, menos comprendidos por la jerarquía de nuestra Iglesia".

En la misiva señalan que "seguimos confundidos e irritados desde el momento del comunicado del nombramiento del Señor Obispo Juan de la Cruz Barros Madrid como obispo para Osorno".

Hace unos días, Juan Carlos Cruz, uno de los feligreses abusados, dijo sobre Barros que este "hizo todo el trabajo sucio de Fernando Karadima" y lo acusó de amenazas a seminaristas, encubrimiento de abusos sexuales y ruptura de secreto de confesión.

EFE