Sheriff de Arizona no tolerará desobediencia civil en protestas contra ley

Alguacil Joe Arpaio dijo haber oído rumor que manifestantes quieren bloquear cárceles. "Si quieren bloquear las cárceles pueden pasarse ahí dentro un rato", subrayó.
Manifestante junto a figura de Joe Arpaio.
El alguacil del condado de Maricopa (Arizona), Joe Arpaio, aseguró hoy que no tolerará actos de "desobediencia civil" durante las protestas que se preparan en contra de la entrada en vigor de una polémica ley de inmigración en ese estado, prevista para mañana.

En declaraciones al programa "Good Morning America" de la cadena ABC, Arpaio dijo haber oído el rumor de que los manifestantes quieren bloquear las cárceles. "Si quieren bloquear las cárceles pueden pasarse ahí dentro un rato", subrayó.

"No vamos a tolerar ninguna desobediencia civil porque quieran hacer un alarde, enviar un mensaje a través de los medios sobre esta situación que tiene lugar aquí en Arizona", indicó el alguacil, conocido como "el más duro del Oeste".

Arizona, fronteriza con México, se convertirá mañana en el primer estado de EE.UU. que declara ilegal la inmigración ilegal, a menos que la jueza federal en Phoenix encargada de ver las demandas que se han interpuesto contra la ley conocida como SB1070 dictamine una suspensión de su entrada en vigor.

Entre estas demandas se encuentra una del propio Departamento de Justicia de Estados Unidos, que alega que los estados no pueden usurpar la potestad federal de dictar la política migratoria.

Sin embargo hay varios estados que han apoyado a Arizona y que planean legislaciones similares para hacer frente a la inmigración ilegal, mientras se concreta una reforma migratoria integral.

Se calcula que en EE.UU. hay unos 12 millones de inmigrantes sin permiso legal para residir y trabajar en el país.

Grupos en defensa de los inmigrantes planean para hoy y mañana una serie de protestas contra la ley de Arizona, que consideran que puede conducir a la discriminación racial.

"Nada va a cambiar en realidad, más que el hecho de que si nos topamos con un inmigrante ilegal contra el que no hay cargos estatales ahora podemos detenerle y enviarle a la cárcel o entregarle al Servicio de Inmigración", dijo Arpaio.

El alguacil rechazó también que la medida vaya a generar discriminación racial: "ahora no nos dedicamos a discriminar en los tipos de delitos que perseguimos. Así que ¿cuál es la diferencia si persigues otro delito, que es la inmigración ilegal?"

Arpaio se hizo conocido por la llamada "cárcel de las Carpas", una prisión al aire libre donde los reos, actualmente 1.500, viven bajo carpas similares a las utilizadas por el Ejército y en las que, de acuerdo a la oficina del alguacil, las temperaturas pueden superar los 45 grados Celsius en verano y bajo cero en invierno.

En previsión a la entrada en vigor de la SB1070, Arpaio inauguró la semana pasada una nueva sección de la cárcel, con capacidad para un centenar de personas, donde planea alojar a los indocumentados detenidos.

En vísperas de la entrada en vigor de la ley, el instituto Gallup difundió una encuesta en la que indica que el 45 por ciento de los estadounidenses cree que se debe reducir la inmigración.

El 17 por ciento cree que la inmigración debe aumentar, mientras que el 34 por ciento restante considera que los niveles actuales de entrada de extranjeros para quedarse en el país son perfectos.

-EFE