Un antiguo sacerdote católico denunció a otro ex religioso en el condado de Orange, al sur de California, por someterle a numerosas vejaciones sexuales cuando era un adolescente bajo su cuidado, informó la prensa local.

 

Ben Rodríguez, de 45 años y de origen hispano, llevó su caso ante el Tribunal Suerior de Santa Ana después de enterarse de que su antiguo mentor se había visto envuelto en un nuevo presunto abuso sexual a otro menor.

 

Según relató Rodríguez, el sacerdote Gordon J. Pillon se aprovechó de él en un apartamento que pertenecía a la iglesia Nuestra Señora de Guadalupe en la localidad de La Habra cuando tenía entre 15 y 18 años.

 

Rodríguez declaró que los episodios de vejaciones comenzaron cuando sus padres tramitaban el divorcio, momento en el que Pillon se convirtió en su guía espiritual.

 

Pillon, que negó haber actuado incorrectamente, fue finalmente quien influyó en Rodríguez para que optase por la vida religiosa y ambos se volvieron a encontrar años más tarde en Illinois.

 

Rodríguez se convirtió entonces en ayudante de Pillon. En 2006 supo que un joven había sufrido una situación parecida a la suya, momento en el que decidió notificar lo sucedido a la diócesis de Peoria donde servía desde hacía 16 años.

 

"Cuando hice mi informe supe que sería el fin de mi sacerdocio. Esto es como una hermandad, si vas en contra tienes un problema", comentó Rodríguez quien finalmente optó por llevar el caso a la justicia ordinaria.

 

"Me dejó atónito que él decidiera ir a la Corte civil", afirmó sorprendido Pillon quien explicó que, después de que Rodríguez le acusara ante sus superiores, el caso "llegó a Roma y se probó que no era verdad".

 

EFE