Estado Islámico: divulga video de la decapitación de un pastor tunecino

El grupo reivindica el asesinato de Mabruk Sultani, y advierte a la población tunecina de que ese será el destino de todos aquellos que colaboren con la Guardia Nacional.
El cuerpo mutilado del pastor fue hallado en un área montañosa de la región de Kaserine. | Fuente: Jund al Jilafa

El grupo yihadista Jund al Jilafa (Ejército del Califato), afín al autoproclamado Estado Islámico (EI), ha divulgado un vídeo que muestra la decapitación de un pastor adolescente en el sur de Túnez, al que acusó de colaborar con el Ejército del país.

En la grabación divulgada anoche en internet, el grupo reivindica el asesinato hace una semana de Mabruk Sultani, de 16 años, y advierte a la población tunecina de que ese será el destino de todos aquellos que colaboren con la Guardia Nacional en su combate contra los yihadistas en la zona de montaña fronteriza con Argelia.

Las imágenes muestran a Sultani arrodillado y con las manos esposadas a la espalda, mientras es interpelado por un grupo de hombres que le insisten en que admita que el Ejército tunecino le paga para espiar.

"Este es el destino de todos aquellos que se suman a las huestes de los tiranos en Túnez en contra de los soldados del Califato", se asegura el vídeo, que concluye con la decapitación de Sultani y canciones de alabanza.

Según el relato oficial, tras la decapitación, los yihadistas entregaron la cabeza al primo de la víctima, de 14 años, que se encontraba con él en las montañas de Mghila y le ordenaron que la llevara a su casa como aviso a los habitantes.

El cuerpo mutilado de Sultani fue hallado un día después en un área montañosa de la región de Kaserine, convertida desde 2011 en refugio de yihadistas tunecinos y zona de entrenamiento de radicales provenientes de todos los puntos del Sahel que después parten a combatir a Siria y Libia.

En marzo y junio de este año, yihadistas tunecinos perpetraron dos atentados que causaron la muerte de 60 turistas extranjeros en el museo El Bardo, de la capital, y en una playa de la ciudad costera de Susa.

EFE