La alegría de las coreanas tras marcar su primer gol del torneo. | Fuente: AFP

El equipo femenino de waterpolo de Corea del Sur perdió sus dos primeros partidos en los Mundiales de Gwangju por un resultado acumulado de 94-1, pero celebraron su único gol como si se hubieran colgado la medalla de oro.

Luego de su derrota récord 64-0 ante Hungría en la primera fecha del grupo B, la nación anfitriona de la competición perdió 30-1 ante Rusia, bronce en los últimos Mundiales. Pese a ese segundo resultado decepcionante, Kyung Da-seul salvó el honor en la última parte del duelo, lo que llevó hasta llorar de emoción a sus compañeras.

Celebrar un gol como una medalla

Tras el final del partido, la joven goleadora de 18 años se mostró triste por no haber podido conservar el balón del partido como recuerdo. "No sé dónde fue a parar, estaría agradecida si alguien lo encontrase para mí", indicó ante la prensa. El gol de Kyung se produjo cuando su equipo perdía 27-0. "No habría podido hacerlo sin mis compañeras", afirmó la goleadora.

Corea del Sur apenas logró armar un equipo de waterpolo femenino un mes antes del inicio de la competición, llamando a antiguas nadadoras. Preguntada sobre sus deseos para el próximo partido, ante Canadá el jueves, Ryan Hanna Yoon sonrió: "Marcar más goles y encajar menos". El resultado, sin embargo, fue de 22-2 y las coreanas quedaron últimas del grupo, con 116 goles en contra y solo 3 a favor. (Con información de AFP)

¿Qué opinas?