La que era tormenta tropical Otto alcanzó la categoría de huracán este martes y tras su paso por Panamá, mientras que Costa Rica y Nicaragua extreman las medidas de seguridad y planes de evacuación ante la inminencia de su llegada, según fuentes oficiales. El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos ha confirmado que es el séptimo de la temporada 2016 y que alcanza vientos de 120 kilómetros por hora.

Mientras tanto, el director del Servicio Nacional de Protección Civil de Panamá, José Donderis ha dicho que las muertes se produjeron a causa de un deslizamiento y la caída de un árbol que impactaron en las víctimas. También, en Burunga, quedaron atrapadas nueve personas por el colapso de viviendas.

Entre los fallecidos hay un menor de edad. La alerta está desde el martes, y se espera que fuertes lluvias afecten el oeste y centro del país caribeño. Mientras tanto, en Costa Rica y Nicaragua se espera que llegue entre el miércoles y jueves. 

Precaución extrema. El gobierno costarricense ordenó la evacuación obligatoria de unas 4.000 personas en el sector norte de la costa del Caribe, donde se espera que ocurra el mayor impacto del huracán.

"Le pido al país mantener la calma y ayudar en el proceso de evacuación que empezará inmediatamente y con mano firme, no vamos a permitir que se nos quede gente en zonas de riesgo y tener que lamentar pérdidas de vidas humanas", afirmó el presidente Luis Guillermo Solís en rueda de prensa.

En Nicaragua las autoridades preparaban planes de evacuación en comunidades costeras y dos islas del Caribe sur, aseguró el director del estatal Sistema Nacional de Atención de Desastres (Sinapred), Guillermo González.

El presidente Daniel Ortega, por su parte, ordenó declarar estado de alerta en el Caribe Sur y en los departamentos de Chontales, Boaco, Rivas, Zelaya Central y Río San Juan, que están situados en el centro y sur del país.

Sepa más: