Aproximadamente la mitad de la población de koalas ha muerto producto de los incendios forestales en Australia. | Fuente: The Independent

Una fotografía de un koala contemplando a otro ejemplar de su misma especie que yace muerto en un pozo de agua ha dado la vuelta al mundo. El animal observa devastado el cadáver de otro koala que yace sin vida en medio del bosque, producto de los incendios forestales que vienen afectando cientos de hectáreas en Australia.

La fotografía fue capturada por la Sociedad Humana Internacional, cuando rescatistas buscaban a animales sobrevivientes en la Isla Canguro devastada por el fuego. El jefe de respuesta a desastres Kelly Donithan aseguró que esta escena es común desde que los equipos comenzaron sus búsquedas en el Parque Nacional Flinders Chase y en diversas plantaciones de madera.

A la fecha, los incendios forestales han arrasado con 40 000 millas cuadradas de matorrales, selvas tropicales y parques nacionales en toda Australia, dejando más de mil millones de animales muertos. Varias organizaciones ambientales afirman que la mitad de la población de koalas (que ascendía a 60 000 ejemplares) no ha sobrevivido a la tragedia.

“La imagen del koala que contempla de cerca el cuerpo de otro koala es particularmente desgarradora. A los animales sobrevivientes no les queda energía y los encontramos sentados en el suelo, totalmente cerrados, con demasiada frecuencia junto a otros cadáveres”, reveló Donithan.

El koala de la fotografía fue rescatado y llevado a un centro de emergencia y rehabilitación ubicado en la isla Kangaroo llamado “Wildlife Park”. Otras especies, como los canguros de roca, podrían haberse extinguido durante los incendios, por lo que decenas de biólogos han empezado la búsqueda con el propósito de poder reconstruir sus poblaciones.

El ecologista de la Universidad de Perth, Kingsley Dixon, aseguró que se trata de la primera vez que Australia es escenario de una tragedia tan destructora para el hábitat de los animales, por lo que muchas criaturas se encuentran en riesgo de extinción, según indicó a The Independent.

¿Qué opinas?