Proceso que busca destituir a Trump avanza mientras él dice que hay un “linchamiento” en su contra

El mismo día que un testigo clave da su testimonio ante la Cámara de Representantes, donde se realizan las investigaciones que buscan llevarlo a un juicio político, Donald Trump dijo que lo están “linchando”, un término de alta carga racial en Estados Unidos. Esto desató múltiples críticas contra el presidente.

Donald Trump durante una reunión de su gabinete en la Casa Blanca este lunes 21 de octubre. | Fuente: AFP | Fotógrafo: Brendan Smialowski

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, comparó este martes la investigación que podría derivar en un juicio político en su contra y su destitución con un "linchamiento", usando una palabra explosiva y con una fuerte carga racial para desacreditar el proceso, todo mientras un testigo clave comparece en el Congreso. "Si algún día un demócrata es presidente y los republicanos ganan la Cámara de Representantes, incluso por un margen menor, pueden llevar al presidente a juicio político sin el debido proceso o justicia o derecho legal alguno", escribió en Twitter. "Todos los republicanos deben recordar lo que están atestiguando: un linchamiento. ¡Pero ganaremos!", agregó.

Antes, el presidente se había referido al proceso como "caza de brujas" y "acoso", pero nunca había usado este término vinculado a la historia de la esclavitud y la segregación racial. El comentario provocó reacciones inmediatas. Kristen Clarke, presidenta del Comité Nacional de Abogados por los Derechos Civiles bajo la Ley, consideró el uso del término una "grave apropiación indebida" por parte de Donald Trump. "Los linchamientos fueron crímenes contra la humanidad y una parte desagradable de la historia de violencia racial de nuestra nación", señaló.

El demócrata afroamericano James Clyburn dijo en tanto a CNN: "Es una palabra que ningún presidente debería usar para sí mismo".  "Vengo del sur, conozco la historia de esta palabra, es una palabra que debe usarse con mucha, mucha precaución", dijo.  "Nunca hemos visto algo así", señaló en referencia a otros presidentes estadounidenses, incluidos los tres que han afrontado procesos de destitución: Andrew Johnson, Richard Nixon y Bill Clinton. En tanto, el candidato presidencial demócrata Julián Castro consideró que "es más que vergonzoso usar la palabra 'linchamiento' por el hecho de que se lo haga responsable de sus actos".

El ‘impeachment’ avanza y se vuelve más popular

Donald Trump está siendo investigado para un posible juicio político en la Cámara de Representantes liderada por los demócratas, y cuenta con que el Senado, de dominio republicano, lo absolverá si la oposición vota a favor de destituirlo. La acusación contra el presidente es que chantajeó al Gobierno de Ucrania con cortarle ayuda para que este investigue negocios en este país vinculados a Joe Biden, el favorito para ganar la candidatura demócrata y enfrentarse a Trump en las elecciones del 2020, en las que busca ser reelecto.

Izquierda: Nancy Pelosy, lideresa de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, encabeza el esfuerzo del 'impeachment'. Derecha: Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado, cuya lealtad será el clave en el proceso contra Donald Trump. | Fuente: Composición RPP (Fotos de EFE)

A pesar de la decisión de la Casa Blanca de no responder a sus demandas, los demócratas continúan su pesquisa: este martes, Bill Taylor, encargado estadounidense en Ucrania, testifica ante la Cámara de Representantes. Este funcionario podría aportar nuevos elementos sobre la cuestión central: ¿utilizó Donald Trump el arma diplomática con fines políticos? ¿presionó de forma directa, a cambio de asistencia en seguridad, a su homólogo ucraniano para tratar de dañar a su rival demócrata Joe Biden?

Mensajes clave

Los mensajes de WhatsApp entre funcionarios de ambos países que están en manos de investigadores parlamentarios, deberían estar en el centro de las audiencias. En un mensaje enviado a principios de septiembre a Gordon Sondland, embajador de Estados Unidos en la Unión Europea, Taylor se mostraba abiertamente preocupado por la presión de la Casa Blanca. "Me parece una locura suspender la asistencia de seguridad a cambio de una mano amiga para una campaña política", escribió entonces.

Una encuesta publicada por CNN el martes muestra que el 50% de los estadounidenses ahora están de acuerdo con el proceso de destitución (contra el 43% en contra). Se trata de la cifra más alta en este tema en encuestas publicadas por esta cadena.  Por ahora, el exmagnate inmobiliario se esfuerza en mantener la lealtad de los republicanos: "95% de apoyo dentro del Partido Republicano ¡Gracias!", tuiteó. El respaldo del Senado será clave si los demócratas avanzan con el proceso en la Cámara de Representantes. AFP

¿Qué opinas?