Cierra centro de atracciones en EE.UU. tras la muerte de cuatro delfines

El pasado 31 de enero, Dolphinaris Arizona anunció la muerte de Kai, un delfín de 22 años, el cuarto fallecimiento de uno de estos animales en 16 meses. 

El Dolphinaris Arizona es duramente cuestionado por activistas de los defensores de los animales. | Fuente: Dolphinaris Arizona

El centro de atracciones Dolphinaris Arizona (EE.UU.) anunció este martes el cierre temporal de sus instalaciones a partir de este viernes, tras la muerte de cuatro delfines en menos de 16 meses en ese lugar, ya puesto en la mira de los defensores de los animales.

La entidad indicó en un comunicado de prensa que un grupo de expertos integrado por veterinarios, especialistas en comportamiento animal y en calidad de agua están evaluando sus instalaciones.

También expuso que estudian los factores de medio ambiente y todos los aspectos relacionados con el bienestar de los animales en ese lugar, que abrió sus puertas en la ciudad de Scottsdale en octubre del 2016.

Dolphinaris Arizona indicó que dos de los cuatro delfines que aún se encuentran en sus predios serán devueltos a Dolphinaris Quest, una de las compañías que prestan los cetáceos al delfinario y que el sábado anunció un término de acuerdo comercial con este centro recreativo.

El pasado 31 de enero, el centro anunció la muerte de Kai, un delfín de 22 años, el cuarto fallecimiento de uno de estos animales en 16 meses.

 

A principios de este mes, activistas protestaron en los exteriores del delfinario, en el que han muerto en los últimos 16 meses cuatro de estos animales, circunstancia que ha puesto al centro recreativo bajo investigación federal.

"El principal problema es que el desierto no es un lugar para los delfines, no pueden vivir en una alberca (piscina) de concreto cerca de una Interestatal", dijo entonces Jeannette McCourt, activista con el grupo Dolphin Free Az, organizadores de la protesta.

La muerte de Kai se dio un mes después del fallecimiento de otro delfín, Khloe, de 11 años, debido a una complicación por un parásito.

Alia, de 10 años, falleció el pasado mes de mayo de una infección bacteriana y poco después Bodie murió de una rara enfermedad muscular, cuando tenía siete años.

Todos eran delfines nariz de botella, que pueden llegar a vivir entre 30 a 40 años en su hábitat natural y es una de las especies de delfines más populares.

No se sabe con exactitud cuánto tiempo tomará la evaluación de las condiciones del centro. (EFE)

¿Qué opinas?