El hispano-estadounidense Pablo Ibar asiste a la fase oral del cuarto juicio al que es sometido. | Fuente: EFE | Fotógrafo: Giorgio Viera

La Fiscalía y la Defensa hicieron sus primeros alegatos en el nuevo juicio abierto en Florida al hispano-estadounidense Pablo Ibar  por un triple asesinato cometido en 1994, mientras una delegación parlamentaria española pidió para el acusado un proceso "justo". La fase oral del juicio iniciado el pasado 1 de octubre bajo la presidencia del juez Dennis Bailey comenzó esta semana con una intervención de William Sinclair por parte de la Fiscalía, a la que siguió la de Kevin Kulik por parte de la defensa de Ibar y luego la declaración de los primeros testigos.

El primero en declarar fue el hoy expolicía Fernando Navarro, quien en 1994 trabajaba en la oficina del alguacil del condado de Palm Beach, la zona de Florida donde se halló quemado el automóvil Mercedes de una de las víctimas del triple asesinato en el que supuestamente huyeron los asesinos.  La celebración de este nuevo juicio fue ordenada por la Corte Suprema de Florida cuando en 2016 anuló la condena a muerte que pesaba sobre Ibar desde el año 2000 por las muertes de Casimir Sucharski, Sharon Anderson y Marie Rogers, perpetradas por ladrones que entraron a robar en la casa del primero en junio de 1994.

La Fiscalía comenzó este lunes sus alegatos con una descripción de lo que ocurrió en casa de Sucharski, propietario de un popular club nocturno, y la afirmación de que no hay duda de que Pablo Ibar es la persona que aparece en la grabación hecha por una cámara de seguridad tapándose la cara con una camiseta. La defensa dijo, por su parte, que la Policía manipuló a testigos para que identificaran a Ibar, porque el caso estaba muy publicitado en los medios y tenían mucha presión porque habían pasado 16 días y estaba sin resolver.

Joe Nascimento, uno de los abogados de Pablo Ibar, dijo la agencia española Efe al término de la audiencia que la única nueva evidencia que la Fiscalía tiene diferente a la de los otros juicios es una nueva prueba de ADN hecha con la camiseta hallada en la vivienda, "que ellos dicen, concuerda con el de Pablo". Sin embargo, Nascimiento aseguró que se trata de una evidencia contaminada y que sus expertos explicarán por qué "no es confiable".

El caso y los juicios

Ibar, nacido hace 46 años en Fort Lauderdale, lleva preso 24 años y ha afrontado ya otros tres juicios, de los cuales el primero terminó sin veredicto de culpabilidad y los dos siguientes fueron anulados. El último de ellos terminó con una condena de muerte, la misma pena que la Fiscalía se propone pedir ahora. "Queremos que tenga por fin un juicio justo", dijeron hoy a Efe los integrantes de una delegación parlamentaria española que viajó a Florida para respaldar a este hispano-estadounidense.

La Corte Suprema, cuando anuló la condena a muerte, argumentó que lo hacía, después de que la defensa de Ibar recurriera, porque las pruebas contra él eran escasas y débiles. Eso, al menos en teoría, debería significar que para que sea condenado de nuevo por los tres asesinatos de 1994 se necesitarán pruebas más contundentes que las presentadas en el juicio del año 2000, que al alto tribunal le parecieron insuficientes.

La decisión de determinar si es o no culpable le corresponde al jurado, cuyos integrantes prestaron juramento antes de que se iniciara la audiencia en una sala abarrotada de público en los tribunales de Fort Lauderdale. El juez Bailey les dijo a los 12 jurados y 6 suplentes que el juicio va a ser largo -la defensa estima que concluirá a mediados o fines de enero- y va a tener muchos testigos. El padre, Cándido Ibar, un ex "pelotari" (jugador de pelota vasca), hermano del fallecido boxeador José Manuel Ibar, señaló que la "pelea va a ser dura" y agradeció a los senadores y diputados españoles su apoyo.

Un "juicio justo"

Según señalaron los parlamentarios en un receso de la audiencia viajaron a Fort Lauderdale para apoyar tanto que Ibar tenga un "juicio justo" como para manifestar su oposición a la pena de muerte. La senadora popular Rosa Vindel dijo que la exposición que hizo el abogado defensor Kevin Kulik fue "deslumbrante", pero por el contrario consideró que lo que planteó el fiscal William Sinclair es "incomprensible", porque volvió a "insistir" en las mismas pruebas que la Corte Suprema de Florida encontró insuficientes.

La senadora socialista María José Fernández recordó que en este juicio como en todos se trata de "demostrar la culpabilidad" de Pablo Ibar, "no la inocencia", y se necesita que la Fiscalía presente "pruebas contundentes" y no solo "indicios". Jon Iñarritu García, portavoz del Grupo Parlamentario Mixto en el Senado, indicó que sí están aquí es porque Ibar tiene derecho a un juicio justo "y parece que no lo ha tenido hasta ahora", y se mostró sorprendido por el hecho de que hayan aparecido rastros genéticos en pruebas que datan de 1994 y no habían sido descubiertas hasta ahora.

EFE

 

¿Qué opinas?