Estadounidenses durante la cuarentena en Seattle, Washington (Estados Unidos)
Estadounidenses durante la cuarentena en Seattle, Washington (Estados Unidos) | Fuente: EFE | Fotógrafo: Karen Ducey

La justicia de Estados Unidos suspendió este viernes la venta de un supuesto medicamento milagroso contra el nuevo coronavirus, que está hecho a base de cloro y que el grupo religioso "La Iglesia del Génesis" ha promocionado desde hace años. Un tribunal de Florida dictó una prohibición temporal para la venta del producto que se vendía como una "solución mineral milagrosa" (MMS) que, según el sitio de sus promotores, "cura el 95% de la enfermedades", como cáncer, sida, cólera y ahora la COVID-19.

El departamento de Justicia de Estados Unidos, que está detrás de la demanda, reveló que la MMS es de hecho "un producto químico que, al mezclarse con un activador incluido, crea cloro". La agencia estadounidense federal de medicamentos de Estados Unidos (FDA) había hecho hace varios años las primeras advertencias sobre este producto, que puede provocar náuseas, vómitos y deshidratación.

En Francia, las autoridades sanitarias habían igualmente alertado en 2010 sobre el riesgo de intoxicación relacionada al MMS, el cual ha sido promocionado para curar el autismo. Varios vendedores han sido condenados por la justicia, pero la "Iglesia del Génesis" nunca lo retiró de la venta. El 8 de abril, las autoridades habían emitido una última advertencia a sus promotores.

“Sagrado” y “santo”

En su sitio web, ellos defendían su producto descrito como "sagrado" y "santo" y se negaron a cumplir con las órdenes judiciales.  "Han seguido poniendo en riesgo a los consumidores con el potencialmente peligroso dióxido de cloro, no lo vamos a tolerar", dijo Stephen Hahn, un funcionario de la FDA citado en un comunicado.

Estados Unidos ha creado unidades especializadas contra fraudes para combatir delitos relacionados con la nueva pandemia de coronavirus, que ha provocado la muerte de casi 35.000 personas en el país. Diferentes tipos de fraudes han sido identificados como el robo de mascarillas o equipos de protección, venta de tratamientos falsos o llamadas para hacer donaciones falsas.

(Con infromación de AFP)