Los caimanes y los cocodrilos de Florida son animales protegidos. | Fuente: EFE

Un hombre residente en North Port (costa oeste de Florida) se encontró en el garaje de su casa con un intruso peligroso, un caimán de más de dos metros de largo.

Una vez recuperado del susto, el hombre avisó a la Policía de North Port, que acudió a la residencia y se hizo cargo del reptil.

“Hemos devuelto el confundido Alligator mississippiensis al canal del que salió”, dice el mensaje del Departamento de Policía de North Port que acompaña a las fotos del caimán junto al automóvil del dueño del garaje y rodeado de trastos.

Los caimanes y los cocodrilos de Florida son animales protegidos, contra los que solo se puede actuar cuando hay riesgo inminente para la vida humana.

Florida cuenta con una población de unos 1,3 millones de caimanes, gracias a un exitoso programa que hace décadas logró sacarlos del peligro de extinción.

En 2018, el organismo que se encarga de la conservación de la fauna en Florida puso en marcha una línea telefónica gratuita para atender llamadas relacionadas con situaciones de peligro creadas por caimanes. (EFE)


Sepa más:
¿Qué opinas?