El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, se ha rodeado de generales y empresarios para formar un gabinete que ya ha despertado polémicas en el país, que tiene una tradición de gobiernos de corte mayoritariamente civil.

El plantel de mayoría militar llega después de que Trump, durante la campaña, denunciara que "los generales han sido reducidos a la ruina, a un punto en que son la vergüenza del país". El millonario nunca ha servido en un puesto militar, con excepción de su paso por la Academia Militar de Nueva York, a donde fue enviado por su familia para aprender disciplina.

Los perfiles. Pero Trump, que ha dicho tener "mucha fe en ciertos comandantes", decidió rodearse de militares para dirigir al país. El magnate no ha dudado en comparar a sus candidatos con históricos oficiales como George Patton o Douglas MacArthur.

Debido la tradición de Gobiernos de corte mayoritariamente civil, congresistas y analistas han expresado su preocupación no solo por los perfiles de "halcón" de estos veteranos de guerra, sino porque están demasiado familiarizados con el Pentágono. El departamento es gigantesco y es que el que mayor dotación presupuestaria recibe del Gobierno.

Las medidas. Trump también ha cedido media docena de sillas de su equipo de Gobierno a ejecutivos de Wall Street o directivos de multinacionales. El mandatario electo parece inclinado por perfiles de ejecutores, más que incidir en las formas, como hubiese requerido su tan repetido mensaje de unidad nacional.

Según una encuesta publicada este jueves por el Centro Pew de Investigaciones, el gabinete de Trump solo obtiene el 40 % de opiniones positivas, el nivel más bajo desde la Presidencia de George Bush (padre), cuando se comenzaron a recabar datos similares. (Con información de EFE)

Sepa más:
¿Qué opinas?