La muerte de una extraña especie de ballena desata una polémica nacional en Islandia

Una organización denunció que una ballena azul, especie protegida, fue abatida en aguas islandesas por primera vez en 50 años. Sin embargo, los expertos creen que podría tratarse de un híbrido.
Imagen del cetáceo que la organización Sea Sheperd señala como una ballena azul. | Fuente: Sea Sheperd (vía AFP)

¿Una ballena azul u otro cetáceo poco común? La polémica crece en Islandia después de que una asociación de defensa de los animales afirmara que una ballena azul, una especie protegida, fue abatida, algo inédito desde hace 50 años. "Los voluntarios de Sea Shepherd que vigilan la estación balnearia "Hvalur hf" en Hvalfjördur, en Islandia, informaron que fue abatida una ballena azul, el 7 de julio por la noche", aseguró esta asociación internacional.

No obstante, numerosos expertos islandeses cuestionan las informaciones aportadas por Sea Shepherd. ¿Se podría tratar de un especie híbrida entre una ballena azul, un animal protegido desde 1966 y cuya caza está prohibida por la Comisión ballenera internacional, y un rorcual común?

El animal presentaba, según los especialistas, características parecidas tanto con la ballena azul como con el rorcual común, el segundo animal más grande en el mundo después de la ballena azul, y cuya caza fue autorizada en abril a la empresa islandesa Hvalur hf.

"Tenía un gran dorso con una pequeña aleta como los rorcuales comunes, lo que explicaría porqué lo abatieron", explica Gisli Vikingsson, biólogo marino y especialista en ballenas del Instituto de investigación marina y de aguas dulces. En cambio, "su tamaño y las marcas en la piel de los costados resultan más parecidas a las de la ballena azul", añade Vikingsson en declaraciones a la AFP.

A la espera de un test de ADN

"La arponeamos pensando que se trataba de un rorcual común", se defendió el presidente director general de la empresa Hvalurg hr, Kristjan Loftsson, entrevistado por la AFP. "Vemos todo el tiempo ballenas azules en alta mar y nunca intentamos cazarlas, ya que las identificamos por el aliento de sus orificios (vapor de agua que expulsa por el espiráculo, más grande que el de otras ballenas)", añadió.

Según Vikingson, se trata, a primera vista, de una especie híbrida, poco habitual, resultado de un cruce entre la ballena azul y el rorcual común.  Desde 1987, sólo se han observado cinco animales de esta especie en aguas islandesas, asegura Loftsson. Todos los miembros de esta especie híbrida no son fértiles.

A finales de julio, se conocerán los primeros resultados de los análisis llevados a cabo para determinar la especie del animal cazado, pero estos podrían resultar insuficientes. Ante la polémica por la muerte del animal, también se realizará un test de ADN, previsto para el otoño. No hay ninguna legislación islandesa sobre la caza de ballenas híbridas, aunque su comercio está regulado por la Convención del comercio internacional de especies de fauna y flora salvajes amenazadas de extinción.

AFP

Sepa más:
¿Qué opinas?