Una celebración de Halloween en una iglesia ha provocado un escándalo que llegó hasta el Vaticano.

Se trata de una fiesta que se realizó en la iglesia de San Gennaro al Olmo, en el centro histórico de Nápoles (Italia).

La solemnidad de la iglesia no fue respetada, ya que las fotos del evento muestran cómo el altar y los confesionarios sirvieron como barras de bar.

La iglesia además fue escenario de parodias de misas e incluso el ahorcamiento simulado de una joven en el área del coro superior.

La publicación de las fotos en Facebook hizo que el Vaticano se entere de los hechos. Las autoridades locales a cargo de la histórica iglesia aseguran que fueron engañadas, porque habían alquilado la locación para una obra de teatro.

El Arzobispado de Nápoles ya le quitó la concesión de la iglesia a la Fundación Giambattista Vico, encargada de alquilar el local, pero no se descarta que el papa Francisco reemplace al cardenal a cargo, Crescencio Sepe, tras el escándalo.