Coronavirus en Nicaragua
Coronavirus en Nicaragua | Fuente: EFE

El independiente Observatorio Ciudadano COVID-19 de Nicaragua informó este sábado que, según sus registros, 2 929 personas han fallecido en el país con síntomas del coronavirus o por neumonía, incluidas 20 en la última semana.

La entidad, una red de médicos y voluntarios de todo el país centroamericano, también reportó 12 495 casos sospechosos de la enfermedad hasta el pasado 20 de enero, una cifra superior a los registros brindados por el Ministerio de Salud nicaragüense.

Hasta el martes pasado, las autoridades de Salud reportaban 6 204 casos confirmados y 168 fallecidos.

El Gobierno que preside el sandinista Daniel Ortega no ha precisado el número de pruebas que ha realizado y se ha limitado a informar la cifra de casos confirmados, las muertes y recuperados.

Asimismo, el observatorio alertó que 869 trabajadores de la salud han sido reportados con sintomatología asociada o presuntiva de la COVID-19, entre ellos 115 que han fallecido.

"Esta semana se reportan seis nuevos casos sospechosos entre el personal de salud", sin fallecidos, precisó el ente.

En su informe, el Observatorio se refirió a los planes del Gobierno de cubrir al 55% de los 6,5 millones de nicaragüenses con las tres vacunas que serán compradas y donadas: Sputnik V, Moderna y Oxford-Astra Zeneca.

Al respecto, dijo que "todavía hay información que no se conoce y es obligación de las autoridades sanitarias hacer de conocimiento público, como el calendario y metodología de vacunación".

También definir los grupos a los que se les dará prioridad para la vacunación, la decisión sobre la población que no será posible vacunar con las dosis recibidas, los mecanismos para la aplicación fuera de la capital, incluyendo la Costa Caribe y entornos rurales, observó.

El Ejecutivo ha sido criticado desde diversos sectores por promover eventos masivos y aglomeraciones a contracorriente de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y por no haber suspendido las clases presenciales en medio de la pandemia y apenas establecer restricciones.

El presidente Daniel Ortega se ha declarado en contra de la campaña "Quédate en casa" porque, a su juicio, destruiría la economía local, que se ha contraído desde 2018 y que es mayoritariamente informal.

EFE