El trágico final del mago que se metió encadenado al río para imitar a Houdini

El mago Jadugar Mandrake era buscado por la Policía desde la segunda semana de junio cuando desapareció en un truco practicado en las aguas del río Ganges. Esto fue lo que la Policía descubrió.

Jadugar Mandrake | Fuente: AFP

El mago indio Jadugar Mandrake conocido como Chanchal Lahiri en el mundo artístico, había hecho este truco decenas de veces y siempre concluía el espectáculo entre aplausos y sonrisas. Pero un día al sumergirse en las aguas del río Ganges en Calcuta, encadenado totalmente como acostumbraba, algo salió mal y la gente entró en pánico.

La segunda semana de junio, Chanchal Lahiri, de 42 años, se preparaba para lo que iba a ser otra de sus extraordinarias presentaciones en imitación al americano Harry Houdini, su referente, que hizo popular el arte de escapar encadenado y con jaulas de acero debajo del agua.

Según el diario El País, un ferry con una grúa se adentró en las aguas del río Hooghly, afluente del Ganges. El mago, encadenado con hasta seis candados, atado de pies y manos y con los ojos vendados estaba listo para iniciar el truco. La gente se amontonaba en la orilla y en un cercano puente presa de una tremenda curiosidad.

Jayanta Shaw, fotógrafo profesional, fue la última persona que habló con el mago antes del truco. ¿Por qué arriesgas tu vida?, le preguntó y el mago contestó sonriendo “Si lo consigo, es magia. Si no puedo, será una tragedia”, fue su respuesta.  “Nunca pensé que no fuera a salir del agua esta vez”, dijo consternado Shaw.

Fueron diez minutos de angustiante espera. Caras de ansiedad y de pánico advertían lo peor. La Policía creyó que era parte del show y después de varias horas iniciaron la búsqueda. El 17 de junio por la noche fue hallado el cadáver del mago a un kilómetro de donde se sumergió.

“Toda magia tiene que ser perfecta y requiere mucha práctica, pero incluso con práctica, algunas cosas pueden ir mal. Esta era una actuación muy peligrosa. No sé si fue un problema de respiración o que no pudo deshacer los nudos”, explicó Sumit Kharbanda, conocido como el mago del iPad.

¿Qué opinas?