Turquía teme que la liberación de la ciudad iraquí de Mosul (a 170 kilómetros de su frontera) provoque que el Estado Islámico gane terreno cerca a su territorio y que las milicias kurdas se asienten en la zona. | Fuente: Reuters

El muro de 911 kilómetros que Turquía está construyendo en su frontera con Siria estará terminado en el primer semestre de 2017, anunció hoy el ministro de Defensa turco, Fikri Isik. "Hasta el momento se han construido 268 kilómetros. Aún quedan otros 528", dijo a CNNTürk.

El ministro también se refirió al despliegue de tanques y material bélico que su país realizó ayer a la ciudad de Silopi, cercana a la frontera con Siria e Irak. "Fue una preparación para posibles acontecimientos futuros en la región", dijo e insistió en que esta maniobra, al igual que el muro en la frontera con Siria, son parte de las medidas de seguridad fronteriza de Turquía.

Medidas turcas disgustan a Irak. En respuesta a esta acción, el primer ministro iraquí, Haider al Abadi, dijo que su país no quiere "una guerra con Turquía", pero que estará "preparado para ello" si no se puede evitar una confrontación. "Consideraremos a Turquía un enemigo y lo trataremos como tal", dijo al Abadi.

La posición de Turquía. Por su parte, Isik dijo que Turquía respetará la integridad del territorio iraquí, pero que no tolerará cambios en la demografía natural de la ciudad de Mosul una vez quede liberada del grupo terrorista Estado Islámico (EI). Esto en referencia a que la mayoría de los combatientes del EI abandonaron la zona oriental de Mosul tras el avance de las tropas iraquíes, y podrían estar ganando terreno en la región cercana a Turquía.

Turquía le pone condiciones Estados Unidos. Por otro lado, Isik dijo que las tropas turcas han dialogado con las fuerzas estadounidenses sobre una posible liberación de la ciudad siria de Al Raqa del Estado Islámico, y que Ankara ofrecerá todo el apoyo a la operación, siempre que las milicias kurdosirias (YPG), que controlan la mayor parte de su frontera siria, no participen en la misma.

Turquía comenzó ayer con el despliegue de tanques, vehículos blindados y artillería pesada cerca de la ciudad de Silopi, fronteriza con Irak, para estar preparada ante cualquier eventualidad.
Turquía comenzó ayer con el despliegue de tanques, vehículos blindados y artillería pesada cerca de la ciudad de Silopi, fronteriza con Irak, para estar preparada ante cualquier eventualidad. | Fuente: AFP
La construcción del muro es un trabajo riesgoso. Mientras los obreros turcos trabajan, soldados del Estado Islámico están a solo 200 metros de distancia y en ocasiones los atacan. “Normalmente, se esconden cuando ven aparecer los vehículos militares que nos escoltan. Pero los combates entre los rebeldes sirios y el EI se pueden ver a simple vista y a veces cae mortero cerca de nosotros, y contra eso no nos puede proteger el Ejército. Está claro que es un trabajo arriesgado, pero este muro había que hacerlo sí o sí”, dijo en declaraciones al diario El País de España el ingeniero de la obra, que pidio el anonimato.
La construcción del muro es un trabajo riesgoso. Mientras los obreros turcos trabajan, soldados del Estado Islámico están a solo 200 metros de distancia y en ocasiones los atacan. “Normalmente, se esconden cuando ven aparecer los vehículos militares que nos escoltan. Pero los combates entre los rebeldes sirios y el EI se pueden ver a simple vista y a veces cae mortero cerca de nosotros, y contra eso no nos puede proteger el Ejército. Está claro que es un trabajo arriesgado, pero este muro había que hacerlo sí o sí”, dijo en declaraciones al diario El País de España el ingeniero de la obra, que pidio el anonimato. | Fuente: El País