FOTO AFP

Paul McCartney y Ringo Starr se reunieron sobre el escenario de la 56 edición de los Premios Grammy para deleitar al público con "Queenie eye", canción incluida en el nuevo álbum del popular "Macca".

Antes del esperado momento, la actriz Julia Roberts se encargó de presentar un breve homenaje al gran compositor Ennio Morricone, al productor Rick Hall y al fotógrafo Jim Marshall.

Después, Julia hizo lo propio con los ex Beatles y con un piano multicolor, Paul McCartney hizo su aparición con los primeros acordes de su canción que luego serían matizados por los golpes de la batería de Ringo Starr.

A pesar de no haber escogido un tema de los cuatro grandes de Liverpool, el público de pie no dejaba de moverse al ritmo de la música; Yoko Ono y Sean Lennon hacían lo mismo desde sus ubicaciones.