Jorge Drexler: La noctiluca que encandiló Lima bajo la garúa

El cantante uruguayo tuvo una cita con el público limeño este miércoles en el anfiteatro del Parque de la Exposición como parte de su gira ´Mundo Abisal´. Esta es la cuarta vez que llega a nuestro país.
RPP

"Que la garúa limeña caiga lento desde el cielo como un beso de vapor, y que hoy el único clima sea el calor con que Lima recibe siempre a este servidor". Con este verso, compuesto tan solo minutos antes de salir al escenario, el cantautor uruguayo respondió anoche a la cálida bienvenida que le dieron los limeños tras abrir el esperado concierto con la canción “Hermana Duda”.

Eran las 8:20 p.m. y de seguro la temperatura en la capital bajó a 14° C. Una noche fría y húmeda envolvió el Parque de la Exposición, pero eso no importó. El público se rindió ante Jorge Drexler, como un navegante lo haría ante la belleza de las noctilucas, aquellos microorganismos luminosos que yacen en el mar, y las cuales inspiraron una de sus composiciones.

Antes de él, ya habían calentado el ambiente las destacadas voces de nuestros compatriotas Danitse y Pelo D’Ambrosio.

Un total de 23 canciones dieron forma al espectáculo de la gira ‘Mundo Abisal’. Esta llega junto a los 20 años de trayectoria musical del cantautor quien, además de interactuar con el público anoche, consiguió que corearan cada una de sus canciones, tales como ‘Inoportuna’, ‘Guitarra y vos’, ‘Todo se transforma’, ‘Noctiluca’, ‘Don de fluir’, entre otras.


Pero Drexler no estaba solo, junto a él llegaron artistas muy talentosos como Sebastián Merlín, Carlos ‘Campi’ Campón y Matias Cella, en la guitarra percusión y bajo.

Iban a ser las 11:00 p.m. cuando Drexler invitó al público a pararse y cantar al unísono ‘Transporte’, ‘La Trama y el Desenlace’, ‘Al otro lado del río’ (a capella) y ‘Sea’. Cuando, de pronto, el sonido llegó a su fin.


No por mucho tiempo. Los artistas volvieron al ruedo treinta segundos después con la popular ‘Salvapantallas’, para luego dejar huella en el Parque de la Exposición con el impresionante show que improvisó nuestro compatriota invitado Pierre Padilla Vázquez en el zapateo con la canción ‘El Surco’ que Jorge dedicó al Perú en honor a nuestra Chabuca Granda. Dentro de los homenajes, también estuvieron la canción ‘Milonga del moro judío’ para el decimista Nicomedes Santa Cruz y ‘Deseo’ en versión cumbia para Los Destellos. El escenario volvió a la oscuridad. Tal parecía que esta vez era definitivo.

Los fanáticos no estaban satisfechos aún. Cánticos y barras exigían más pero no había respuesta. Las rejas se abrían. Algunos se rindieron y empezaron a dejar sus ubicaciones. ‘No se puede ir así’, decía un joven a su novia, animando a la vez al grupo que lo rodeaba. Todo parecía haber concluido.

De pronto, unas siluetas se asomaron. Los que recién se separaban de sus ubicaciones se detuvieron y advirtieron a los demás. La estrella estaba de regreso, pero esta vez bailando y saltando junto con sus músicos al ritmo de ‘Las Transeúntes’. Los seguidores del artista uruguayo estallaron en gritos y risas que cerrando con grandes sonrisas el espectáculo. “Nos vemos Lima”, dijo. “Nos quedaríamos, pero tenemos que trabajar”, anunciando alegremente su concierto en Guayaquil, Ecuador. Eran ya las 11:20, Lima seguía igual de húmeda y fría en los exteriores del anfiteatro. Dentro de él, la temperatura se había elevado tan alto hasta llegar a calar en los corazones de cada uno de los asistentes. De pronto, todo había acabado, menos las sonrisas.