Comuneros de la provincia ancashina de Huaylas acatan un paro de 24 horas para exigir la absolución de ocho campesinos que serán sentenciados por la protesta que realizaron en el año 2008 contra la empresa Duque Energy, a quien acusaban de usar de manera irracional las aguas de la laguna de Parón.

Los manifestantes se encuentran apostados en el frontis del Poder Judicial, a la espera del fallo que dictarán los jueces contra cuatro ex dirigentes de la comunidad campesina Cruz de Mayo, dos dirigentes del Comité de Regantes de la Microcuenca Parón-Llullán-Caraz y dos ex representantes de las juntas vecinales de Caraz.

El presidente del Frente de Defensa de la Provincia de Huaylas,  Joel Tranca Pérez recordó que los campesinos son procesados desde hace tres años luego que la empresa Duque Energy  los denunciara por los presuntos delitos de usurpación agravada, coacción y delito contra la tranquilidad pública.

"Esta entidad siempre se ha preocupado por utilizar las aguas con fines energéticos, perjudicando a la agricultura y el abastecimiento de agua para la población”,  sostuvo Tranca, quien agregó que la medida de fuerza es una muestra de solidaridad con los campesinos.

Lea más noticias de la región Áncash