Hasta por cuatro se ha multiplicado la demanda de ataúdes en Lima por la pandemia del coronavirus, que ha obligado a los fabricantes a duplicar su plantilla y trabajar las 24 horas.

| Fuente: EFE

"Antes de la pandemia producíamos de 800 a 1 000 ataúdes mensuales, pero ahora estamos produciendo unos 3 000 al mes", contó a Efe el empresario Dionisio Acuña, dueño de Ataúdes América, una de las fábricas más grandes de Perú

| Fuente: EFE

De su fábrica salen a diario entre 300 y 400 ataúdes desde hace tres meses, una constante demanda sin precedentes para atender a los cientos de personas que cada día perecen en Perú a causa de la COVID-19, un registro que oficialmente supera las 7 200 defunciones.

| Fuente: EFE

En Lima hay más de 10 000 muertes sospechosas de ser causadas por el virus desde el inicio de la emergencia a mediados de marzo, según los registros del Sistema Informático Nacional de Defunciones (Sinadef) que recoge el número de casos que superan la media habitual de muertes en la ciudad.

| Fuente: EFE

"No es una alegría que haya aumentado el trabajo. Es preocupante", añadió el empresario, consciente de la situación del país, convertido en el sexto del mundo y el segundo de Latinoamérica, solo por detrás de Brasil, con más casos confirmados de coronavirus, al acumular 240 908 contagiados.

| Fuente: EFE

Pese a que hay ataúdes de valiosa madera como el cedro y la caoba con acabados de lujo, "más finos que los de un mueble" en palabras de Acuña, la mayoría de las familias de las víctimas de la COVID-19 opta por los modelos más sencillos y económicos.

| Fuente: EFE

Los servicios funerarios son gratuitos si se cuenta con un seguro de salud, pero uno de cada cuatro peruanos carece de cobertura de cualquier tipo, tanto pública como privada, lo que equivale a más de 8 millones de personas, según la Superintendencia Nacional de Salud (Susalud). 

| Fuente: EFE

Esto lleva a los familiares a lo más práctico y funcional, pues durante este tiempo de pandemia está prohibido organizar grandes despedidas. No se puede velar a los cuerpos. Solo pueden asistir dos familiares directos a la cremación y cinco si se opta por la inhumación.

| Fuente: EFE

Entre los más solicitados hay un ataúd blanco y sobrio a 2 000 soles (unos 600 dólares), pero los hay aún más funcionales: cajones rectangulares de madera sin mayor adorno y revestimiento, para los bolsillos más golpeados por la crisis.

| Fuente: EFE

"Ahora los pedidos son ya de mil en mil. Estamos actualmente completando el primer lote de un millar y tenemos dos órdenes adicionales de otros mil más", continuó.

| Fuente: EFE