El párroco del templo de San Sebastián, Genaro Huamán Huayllapuma, se mostró acongojado por el incendio que afectó gran parte de la iglesia durante la madrugada del viernes.

Una tragedia. “Estamos adoloridos, apenados. (La iglesia) es todo para los párrocos, nuestra vida”, manifestó y detalló que el altar principal y el retablo quedaron consumidos por el fuego. Huamán Huayllapuma agradeció el apoyo de los feligreses que apenas notaron el humo acudieron a socorrer el templo.

Pide explicaciones. El padre relató que llegó a San Sebastián hace diez años y contó que su primera acción fue coordinar la restauración del templo, que culminó en el 2012. “Nos costó mucho trabajo por lo que encontramos explicación a lo sucedido. No se permitimos encender velas en el interior de la iglesia, así que la única explicación es que haya sido un cortocircuito”, dijo.

Sepa más:
¿Qué opinas?