Foto: DIFUSI
Una joven gestante, que tenía ocho meses de embarazo, se quitó la vida presuntamente ingiriendo veneno, tras enterarse que era portadora del virus del Sida, en su vivienda del distrito de San Luis.

Sabina Odar Pacheco, de 30 años, se sentía perturbada desde que se enteró, hace unos días, que padecía la mortal enfermedad, ya que sentía temor de contagiar a su bebé.

La mujer culpaba a su cónyuge de haberla contagiado. Justamente, fue él quien la encontró ayer en el cuarto que compartían, ubicado en la calle José Orengo 103, interior 15, San Luis, recoge el diario Perú21.

Junto al cadáver se hallaba un vaso de plástico con restos de refresco, lo que hace pensar que se envenenó, sin embargo, no se encontró ningún sobre del producto que habría utilizado para quitarse la vida.

La Policía informó que tampoco alguna carta explicando su decisión, como suele ocurrir, señala el diario.

Las personas que conocen a Sabina, coinciden en afirmar que estaba muy ilusionada por su embarazo, no obstante, ese momento cambió al enterarse de que era portadora del VIH.