El

El derrumbe de un canal que trasladaba agua desde la represa Cuchoquesera, ubicado en distrito de Chuschi, provincia de Cangallo (Ayacucho), hasta la ciudad de Huamanga, ha generado la preocupación de los pobladores quienes temen que se produzcan focos infecciosos.

El daño producido en el canal de agua-hace una semana-, también afectó el normal desarrollo de las actividades del Hospital Regional Mariscal Llerena.

"Los materiales quirúrgicos, así como la ropa de los pacientes y del mismo personal de salud no pueden ser esterilizados, por lo que se evalúa declarar al nosocomio en emergencia", dijo el director encargado del hospital, David Laura de la Cruz.

“Las máquinas esterilizadoras funcionan a vapor; incluso para la intervención quirúrgica familiares de los pacientes están comprando agua embotellada” dijo.

Asimismo se ha restringido la visita de familiares de los pacientes hospitalizados, incluso se entrega recetas en la puerta del hospital a fin de que los servicios higiénicos no puedan ser utilizados por los visitantes, añadió.

El funcionario agregó que actualmente el Gobierno Regional de Ayacucho entrega agua a través de dos cisternas, pero es insuficiente porque se requiere por lo menos 12 cisternas al día, aseveró.

Finalmente, Laura de la Cruz, indicó que sólo atenderán las intervenciones en casos de emergencia a pacientes en riesgo.

Pese a la huelga médica, en este hospital de referencia que recibe a pacientes provenientes de las provincias y regiones aledañas como Huancavelica, Apurímac y el VRAEM,  existen 240 pacientes hospitalizados.

Lea más noticias de la región Ayacucho