Alcalde de Dean Valdivia rechaza declaraciones de funcionario de Southern

Fredy Samuel Vilca indicó que esperan una disculpa formal dirigida al distrito, tras ser tildados de tener 'genes terroristas'.
El conflicto social por el proyecto Tía María dejó siete personas muertas en los últimos años. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Andina

El alcalde distrital de Dean Valdivia, Fredy Samuel Vilca, dijo que esperan una disculpa formal de parte de la empresa Southern luego que Carlos Aranda, gerente de Servicios Técnicos, insinuó que los pobladores de esa jurisdicción tienen 'genes terroristas' y por eso se oponen al desarrollo del proyecto minero Tía María en el valle de Tambo.

“Esperamos que la empresa mande un documento formal a nuestra municipalidad para yo poder mostrarlo e informar a mis pobladores. No somos una población violenta, este señor se fue de boca y por lo visto ni siquiera conoce nuestro distrito o no va hace mucho tiempo", dijo el alcalde.

Agregó que, como autoridad municipal, respeta la posición de los vecinos que se oponen al proyecto y que de ninguna manera pueden ser tildados de esa manera.

“El valle de Tambo es hermoso y su gente trabaja desde las seis de la mañana hasta las siete de la noche, no merecemos ese calificativo, por el contrario, los invitamos a que vengan a conocer nuestro distrito”, agregó.  

El último jueves, Carlos Aranda, funcionario de Southern, se refirió en términos despectivos a los pobladores de Dean Valdivia durante un certamen minero.

"¿Ustedes saben que Deán Valdivia es la cuna de Abimael Guzmán? Pues yo creo que hay algo genético allí", respondió Aranda cuando le preguntaron por qué creía que los ciudadanos de ese distrito se oponen a Tía María.

Por su parte, el consejero regional por Islay, Mauricio Chang, consideró desafortunadas las declaraciones y coincidió en que la minera debería pedir disculpas formales a los directamente afectados.

En un comunicado oficial, Southern Perú señaló que no avala las palabras de Aranda y ofreció disculpas a la población del valle de Tambo.


 

 

 

¿Qué opinas?