Foto: EFE
Paul Mc Auley es acusado de promover protestas en Iquitos contra el estado peruano. Ejecutivo emitió plazo de 7 días para que abandone país.

El gobierno peruano canceló el permiso de residencia de un religioso inglés y lo conminó a dejar el país antes del 8 de julio, acusado de actividades políticas por participar en marchas a favor del medio ambiente en la amazonia, informaron el viernes autoridades peruanas.

La sanción recae sobre Paul Mc Auley, de la orden católica Hermanos de La Salle, un defensor de los derechos humanos en Iquitos, a quien se le "canceló la residencia debiendo abandonar el país en el plazo de siete días", que vence el 8 de julio, según una resolución del ministerio del Interior.

Mc Auley, de 65 años, ha sido acusado por las autoridades peruanas de infringir la ley de extranjería porque "ha venido participando en diferentes actividades de carácter político, como marchas de protesta en contra de la contaminación ambiental por calles de Iquitos contra el estado peruano".

La virtual orden de expulsión es la primera que se produce contra un religioso extranjero en el Perú en los últimos años y coincide con un períodode endurecimiento de las leyes peruanas que criminalizan toda protesta social.

El religioso, que preside una ONG ambiental en Iquitos, dijo a la AFP que "lo único que he hecho es participar en marchas pacíficas para defender derechos de los indígenas y los recursos naturales contra las concesiones ilegales".

"No son protestas contra el Estado peruano sino contra políticas de los gobiernos de turno", señaló Mc Auley contactado por teléfono en Iquitos por la AFP.

Mc Auley, quien vive desde hace 10 años en Perú, evalúa apelar la sanción con un recurso de habeas corpus ante los tribunales ya que la considera sin sustento legal.

AFP