Transcurrieron 6 años y la principal sospechosa del crimen, la expareja de su padre, sigue en libertad | Fuente: RPP | Fotógrafo: Noemy Mamani

Han transcurrido seis años desde el terrible 21 de noviembre del 2011 cuando la vivienda de la familia Esquivel Herrera, ubicada en el sector de Ucchullo, en el cercado de Cusco, se convirtió en el escenario de una cruenta escena de terror.

Los hijos de la familia, niños de 12 y 7 años habían sido atacados con un cuchillo, ambos fueron degollados, y solo uno de ellos, el menor, logró sobrevivir.

Hayde Herrera, madre de los niños violentados recordó lo ocurrido esa noche, cuenta que su esposo Rubén Esquivel Ramos y ella salieron a trabajar, los dos niños se quedaron solos durmiendo, cuando alguien tocó la puerta, era una mujer con un cuchillo en la mano.

Para Hayde Herrera, se trataría de Hermelinda Dávalos Cárdenas, expareja sentimental del padre de sus hijos y quien habría actuado por venganza debido a que él había decidido dejarla para formalizar su relación con la madre de sus hijos.

Sigue libre. El hecho sangriento en el que el pequeño Ruaydi Esquivel Herrera de 12 años perdió la vida tras ser degollado con un cuchillo, se registró semanas antes del matrimonio de sus padres, aparentemente Hermelinda Dávalos se resistía a la ruptura e incluso enviaba mensajes solicitando la separación de la pareja.

La  madre de los menores señaló que pese a las pruebas, hasta el momento no se esclarece el caso y la mujer acusada del homicidio permanece en libertad, no han solicitado prisión preventiva, según Hayde la Fiscalía la responsabiliza por “descuidar el caso”.

Ella dice que no podía insistir en el momento del crimen puesto que había perdido a su hijo mayor, mientras que el segundo yacía grave en la cama de un hospital con un profundo corte en el cuello. A esto se suma que en varias oportunidades los fiscales que llevaron el caso decidieron abandonarlo porque era complicado, este hecho también retrasó las investigaciones.

Al momento el caso sigue en la etapa de juicio oral, la mujer acudió a brindar su versión de los hechos hace un mes y aparentemente habrían muchas contradicciones.

Sobreviviente. El menor de 7 años que logró sobrevivir contó su verdad y recordó que aquel fatídico día él y su hermano lucharon por defenderse de la mujer que ingresó a su hogar, le lanzaron juguetes, gritaban por sus vidas, el pequeño que en ese entonces tenía 7 años contuvo la respiración para aparentar su muerte, solo así la mujer lo dejó tranquilo.

De acuerdo a los datos brindados por el menor sobreviviente las características concuerdan con el rostro de Hermelinda Dávalos, quien en ese entonces se desempeñaba como profesora en un institución educativa en Cusco.

El entonces pequeño de 7 años, ahora cursa el segundo grado de secundaria, logró recuperarse luego de varias sesiones de terapia psicológica, sin embargo los constantes cambios de fiscales hacían que el menor recordara una y otra vez lo ocurrido para contar su testimonio.

Lo que exige la familia es justicia y también desde el más allá lo haría el pequeño Ruaydi, quien sólo en sueños se presenta a su madre y da pistas de su homicidio, pide que revisen el ADN, la madre cree que su hijo solo descansará en paz cuando resuelvan el caso y los responsables sean sancionados.

0 Comentarios
¿Qué opinas?